logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

La autoridad pisotea la necesidad

Por: Gabriela Murillas Moreno 

Oscar Ruiz, un joven que a sus 20 años, atravesaba una mala situación económica con su familia, tomó la decisión de empezar a trabajar. Después de pasar hojas de vida, la tan esperada llamada llegó, lo solicitaron de una de las tiendas de ropa más reconocidas del país, así que sin pensarlo dos veces y con la mejor disposición, aceptó el trabajo. 

Ese jueves 3 de agosto de 2017, se vistió para la ocasión usó, un jean, camiseta y zapatillas negras, con chaqueta biker de estampado militar. Se sentía ansioso, ya que eran 15 días de prueba, para firmar el contrato, que significaba, tener un trabajo estable y así, mejorar la situación de su familia; pero, no iba a ser tan fácil como lo pensaba.

La autoridad pisotea la necesidad

Las primeras horas, fueron muy complicadas, ya que, era bastante inexperto; no solo se ganó regaños por parte de la jefe, si no también de una compañera, haciéndolo sentir que no iba a funcionar. Después de almorzar, profundizó del tema, tuvo un cambio bastante bueno, era más rápido y eficiente, logrando una mejoría ante los ojos de sus superiores. 

Después de dos meses de trabajar duro, aprendiendo a manejar el sistema, como se ve en la imagen dos, bajo el concepto de ser rápido, mejorar como doblar ropa, tener buena actitud con los clientes, se adaptó a la tienda, al punto de volverse co administrador, que aunque fue un premio, también representó una carga enorme; ya que se le sumaron más actividades, de las que estaban estipuladas.

La autoridad pisotea la necesidad 3

Se delegan determinadas metas, que tenían que cumplir los empleados, según las diferentes temporadas del año; como co administrador, Oscar debía, hacer el inventario en la bodega, esto le tomaba, mitad del día, dar ejemplo y cumplir con un monto de $150.000 en ventas diarias, si no lo lograba, era una multa de $5.000 que descontaban de su sueldo. 

Todas estas condiciones y malos tratos, aumentaban a diario, estaba trabajando en unas condiciones estrictas, donde cada regaño, significaba la disminución de su sueldo, no se permitia hablar, usar el celular, sentarse o descansar de las piernas; prácticamente, así terminara sus labores, los superiores, buscaban la manera de molestarlo.

Habían días en donde a pesar del cansancio, cuando ya había terminado la hora de trabajo, tenían que esperar, por más tiempo en la tienda, sin ser remunerados. Muchas veces, Oscar salió a la 1 de la mañana, haciendo inventario o limpiando el desorden que no se podía recoger antes por órdenes de la jefa. Como lo pueden ver en la imagen tres.

La autoridad pisotea la necesidad 2

Les obligaban a tener ciertas acciones, a la hora de atender a los clientes, las cuales los incomodaban; como que los persiguieran por la tienda, ofrecer prendas de más y no darles espacio, haciendo que el comprador se fuera molesto, por esto también perdían comisión, en caso de dar una sugerencia a cerca del tema, corrían el riesgo de ser despedidos. 

A pesar de todos estos obstáculos, Oscar, tenía su clientela, se desempeñaba muy bien en la tienda y en la temporada decembrina, estaba a punto de lograr la meta que habían fijado, a pesar de que era un monto alto. Su jefa, al ver esto, le dijo que descansará dos días, con la intención de hacerlo desviar del objetivo, sin embargo, él cumplió con este. 

Pero esto no fue un logro para él, ya que, como se puede percibir en la entrevista, a Oscar y a sus compañeros, les establecieron más condiciones que eran difíciles de cumplir, con la finalidad de que no tuvieran ningún tipo de recompensa, a pesar de su arduo trabajo.

Asi pues, Oscar dejó de trabajar allí, debido a que nunca lo volvieron a llamar, y aunque el poder prima y se aprovecha de la necesidad, este joven, superó todos los obstáculos impuestos, pese al mal ambiente, hizo muy buenos amigos, que ahora ven como anécdota, el laborar en un lugar tan demandante como este.

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

La autoridad pisotea la necesidad

Por: Gabriela Murillas Moreno 

Oscar Ruiz, un joven que a sus 20 años, atravesaba una mala situación económica con su familia, tomó la decisión de empezar a trabajar. Después de pasar hojas de vida, la tan esperada llamada llegó, lo solicitaron de una de las tiendas de ropa más reconocidas del país, así que sin pensarlo dos veces y con la mejor disposición, aceptó el trabajo. 

Ese jueves 3 de agosto de 2017, se vistió para la ocasión usó, un jean, camiseta y zapatillas negras, con chaqueta biker de estampado militar. Se sentía ansioso, ya que eran 15 días de prueba, para firmar el contrato, que significaba, tener un trabajo estable y así, mejorar la situación de su familia; pero, no iba a ser tan fácil como lo pensaba.

La autoridad pisotea la necesidad

Las primeras horas, fueron muy complicadas, ya que, era bastante inexperto; no solo se ganó regaños por parte de la jefe, si no también de una compañera, haciéndolo sentir que no iba a funcionar. Después de almorzar, profundizó del tema, tuvo un cambio bastante bueno, era más rápido y eficiente, logrando una mejoría ante los ojos de sus superiores. 

Después de dos meses de trabajar duro, aprendiendo a manejar el sistema, como se ve en la imagen dos, bajo el concepto de ser rápido, mejorar como doblar ropa, tener buena actitud con los clientes, se adaptó a la tienda, al punto de volverse co administrador, que aunque fue un premio, también representó una carga enorme; ya que se le sumaron más actividades, de las que estaban estipuladas.

La autoridad pisotea la necesidad 3

Se delegan determinadas metas, que tenían que cumplir los empleados, según las diferentes temporadas del año; como co administrador, Oscar debía, hacer el inventario en la bodega, esto le tomaba, mitad del día, dar ejemplo y cumplir con un monto de $150.000 en ventas diarias, si no lo lograba, era una multa de $5.000 que descontaban de su sueldo. 

Todas estas condiciones y malos tratos, aumentaban a diario, estaba trabajando en unas condiciones estrictas, donde cada regaño, significaba la disminución de su sueldo, no se permitia hablar, usar el celular, sentarse o descansar de las piernas; prácticamente, así terminara sus labores, los superiores, buscaban la manera de molestarlo.

Habían días en donde a pesar del cansancio, cuando ya había terminado la hora de trabajo, tenían que esperar, por más tiempo en la tienda, sin ser remunerados. Muchas veces, Oscar salió a la 1 de la mañana, haciendo inventario o limpiando el desorden que no se podía recoger antes por órdenes de la jefa. Como lo pueden ver en la imagen tres.

La autoridad pisotea la necesidad 2

Les obligaban a tener ciertas acciones, a la hora de atender a los clientes, las cuales los incomodaban; como que los persiguieran por la tienda, ofrecer prendas de más y no darles espacio, haciendo que el comprador se fuera molesto, por esto también perdían comisión, en caso de dar una sugerencia a cerca del tema, corrían el riesgo de ser despedidos. 

A pesar de todos estos obstáculos, Oscar, tenía su clientela, se desempeñaba muy bien en la tienda y en la temporada decembrina, estaba a punto de lograr la meta que habían fijado, a pesar de que era un monto alto. Su jefa, al ver esto, le dijo que descansará dos días, con la intención de hacerlo desviar del objetivo, sin embargo, él cumplió con este. 

Pero esto no fue un logro para él, ya que, como se puede percibir en la entrevista, a Oscar y a sus compañeros, les establecieron más condiciones que eran difíciles de cumplir, con la finalidad de que no tuvieran ningún tipo de recompensa, a pesar de su arduo trabajo.

Asi pues, Oscar dejó de trabajar allí, debido a que nunca lo volvieron a llamar, y aunque el poder prima y se aprovecha de la necesidad, este joven, superó todos los obstáculos impuestos, pese al mal ambiente, hizo muy buenos amigos, que ahora ven como anécdota, el laborar en un lugar tan demandante como este.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia