logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

¿A qué jugamos?

Por: Maverick Joseph Daza Chaves

A qué jugamos 2

“Desde hoy y por un tiempo, usted va a ser el hombre de la casa. Mucha fuerza mijo” eso fue lo que me dijo mi padre a principios del año 2014, antes de partir a Bucaramanga a entregarse voluntariamente a las autoridades.

Cuando él me dijo eso, sentí que se derrumbaba todo en mi vida, casi no podía respirar y es que con 15 años o con cualquier edad, nunca se está preparado para afrontar este dilema tan grande. Ojalá hubiera existido un manual o algo para que no hubiera cometido tantos errores en esa época, pero bueno.

Mi padre, Antonio Enrique Daza Camargo, Capitán (r) del Ejército Nacional, fue acusado junto con otros oficiales por el presunto delito de omisión de manera concertada e intencional de su deber de proteger a la población civil.

Él en cada audiencia de este caso, se ha declarado inocente, y yo le creo, porque las órdenes de su comandante en jefe fueron claras, no hacer nada y dejar pasar a los camiones, sin él saber obviamente, en donde irían los paramilitares que harían la triste desgarradora masacre en Barrancabermeja.

Fueron cuatro años durísimos, ya que éramos una familia muy unida, en los cuales tuve que estar pendiente de mi hermana menor, ayudar a mi mamá en cualquier cosa que necesitara, pensar en mi papá y en mi hermano que se encontraban lejos.A qué jugamos 1

Además, las ocupaciones personales, que aunque nunca fueron un problema si se llevaban gran parte de mi atención diariamente. El rendir en el estudio y de igual forma “disfrutar” del fútbol, ya que jugaba en las divisiones inferiores de Santa Fe eran cosas muy importantes. En sí, fue madurar en todo el sentido de la palabra.

En uno de esos días, tuve una pequeña discusión con mi madre, porque me quería llevar a un psicólogo a lo que yo le respondí:

-Yo no tengo porque ir allá, eso es para la gente loca y yo no estoy loco.

Hoy en día recuerdo esa pequeña historia con una sonrisa grande en mi cara, por las cosas que dije esa vez.

Los tres primeros años, mi padre, se encontraba privado de su libertad en un CRM (Centro de reclusión militar) de Bucaramanga, allí le habían negado varias peticiones para un traslado hacia Bogotá. Luego de muchos intentos se logró  conseguir un traslado hacia el CRM de la Escuela de artillería de Bogotá.

En el año 2017, el congreso de la república dio vía libre a la creación de la JEP (Jurisdicción especial para la paz) a la cual mi padre, unos meses después, se postularía.

En septiembre de 2018, llegó la tan anhelada noticia, le  dieron la libertad por vencimiento de términos a mi papá. Ese día no bote ni una lágrima, sino al contrario, tuve una sonrisa de extremo a extremo, si no es el día más feliz de mi corta vida, pega en el palo, no me cambiaba por nadie.A qué jugamos 3

El 2019 fue un año en el cual Colombia y más específicamente la paz, recibieron un golpe nocaut. Jesús Santrich se había escapado de su esquema de seguridad y días después reaparece “sorpresivamente” con Iván Márquez, El paisa y Romaña en un video anunciando que formarán una nueva guerrilla.

El día después de ese anuncio en mi casa se sentía un ambiente de rabia e impotencia y siento que tuve un déjà vu hace unos días cuando “Timochenko” rindió unas declaración en la JEP dijo que las Farc no habían cometido reclutamientos forzados de menores de edad. A lo que mi padre dijo:

-Cómo es posible que este señor, que supuestamente quiere la paz siga mintiendo de esta manera, al próximo citatorio que me haga la JEP les diré que si la paz es solo de una parte, porque se nota que ellos no quieren decir la verdad pero si quieren que los abracen y los perdonen. ¡Así no!

A continuación escuche el audio donde, víctima se negó a recibir abrazo de senadora del partido Farc.

.be

En estos momentos lo único que quiero y espero es que el caso de Antonio Daza, mi papá, se resuelva lo antes posible, se esclarezca la verdad y que los verdaderos culpables paguen por su crimen. Así mismo espero, que los exguerrilleros se tomen la paz en serio y más que reconocer los delitos, digan toda la verdad a Colombia.

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

¿A qué jugamos?

Por: Maverick Joseph Daza Chaves

A qué jugamos 2

“Desde hoy y por un tiempo, usted va a ser el hombre de la casa. Mucha fuerza mijo” eso fue lo que me dijo mi padre a principios del año 2014, antes de partir a Bucaramanga a entregarse voluntariamente a las autoridades.

Cuando él me dijo eso, sentí que se derrumbaba todo en mi vida, casi no podía respirar y es que con 15 años o con cualquier edad, nunca se está preparado para afrontar este dilema tan grande. Ojalá hubiera existido un manual o algo para que no hubiera cometido tantos errores en esa época, pero bueno.

Mi padre, Antonio Enrique Daza Camargo, Capitán (r) del Ejército Nacional, fue acusado junto con otros oficiales por el presunto delito de omisión de manera concertada e intencional de su deber de proteger a la población civil.

Él en cada audiencia de este caso, se ha declarado inocente, y yo le creo, porque las órdenes de su comandante en jefe fueron claras, no hacer nada y dejar pasar a los camiones, sin él saber obviamente, en donde irían los paramilitares que harían la triste desgarradora masacre en Barrancabermeja.

Fueron cuatro años durísimos, ya que éramos una familia muy unida, en los cuales tuve que estar pendiente de mi hermana menor, ayudar a mi mamá en cualquier cosa que necesitara, pensar en mi papá y en mi hermano que se encontraban lejos.A qué jugamos 1

Además, las ocupaciones personales, que aunque nunca fueron un problema si se llevaban gran parte de mi atención diariamente. El rendir en el estudio y de igual forma “disfrutar” del fútbol, ya que jugaba en las divisiones inferiores de Santa Fe eran cosas muy importantes. En sí, fue madurar en todo el sentido de la palabra.

En uno de esos días, tuve una pequeña discusión con mi madre, porque me quería llevar a un psicólogo a lo que yo le respondí:

-Yo no tengo porque ir allá, eso es para la gente loca y yo no estoy loco.

Hoy en día recuerdo esa pequeña historia con una sonrisa grande en mi cara, por las cosas que dije esa vez.

Los tres primeros años, mi padre, se encontraba privado de su libertad en un CRM (Centro de reclusión militar) de Bucaramanga, allí le habían negado varias peticiones para un traslado hacia Bogotá. Luego de muchos intentos se logró  conseguir un traslado hacia el CRM de la Escuela de artillería de Bogotá.

En el año 2017, el congreso de la república dio vía libre a la creación de la JEP (Jurisdicción especial para la paz) a la cual mi padre, unos meses después, se postularía.

En septiembre de 2018, llegó la tan anhelada noticia, le  dieron la libertad por vencimiento de términos a mi papá. Ese día no bote ni una lágrima, sino al contrario, tuve una sonrisa de extremo a extremo, si no es el día más feliz de mi corta vida, pega en el palo, no me cambiaba por nadie.A qué jugamos 3

El 2019 fue un año en el cual Colombia y más específicamente la paz, recibieron un golpe nocaut. Jesús Santrich se había escapado de su esquema de seguridad y días después reaparece “sorpresivamente” con Iván Márquez, El paisa y Romaña en un video anunciando que formarán una nueva guerrilla.

El día después de ese anuncio en mi casa se sentía un ambiente de rabia e impotencia y siento que tuve un déjà vu hace unos días cuando “Timochenko” rindió unas declaración en la JEP dijo que las Farc no habían cometido reclutamientos forzados de menores de edad. A lo que mi padre dijo:

-Cómo es posible que este señor, que supuestamente quiere la paz siga mintiendo de esta manera, al próximo citatorio que me haga la JEP les diré que si la paz es solo de una parte, porque se nota que ellos no quieren decir la verdad pero si quieren que los abracen y los perdonen. ¡Así no!

A continuación escuche el audio donde, víctima se negó a recibir abrazo de senadora del partido Farc.

.be

En estos momentos lo único que quiero y espero es que el caso de Antonio Daza, mi papá, se resuelva lo antes posible, se esclarezca la verdad y que los verdaderos culpables paguen por su crimen. Así mismo espero, que los exguerrilleros se tomen la paz en serio y más que reconocer los delitos, digan toda la verdad a Colombia.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia