logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Presenciar la protesta desde muy lejos

Por Joshua Nicolay Gallo Salazar

Presenciar la protesta desde muy lejos 2

 

Era 9 de septiembre de 2020, recuerdo que eran las cuatro de la tarde cuando scrolleaba mis redes sociales, específicamente Twitter, cuando un vídeo resaltó sobre todos, pues se podía ver claramente como dos oficiales de policía sometían a un hombre que imploraba con gritos desgarradores que se detuvieran.

Mientras que el camarógrafo repetía incesantemente “Esto está quedando grabado, suéltelo” frase a la cual solamente atendieron los oídos de las ciudadanías virtuales.

El hecho se convirtió en una tendencia tan rápidamente que los medios de comunicación tradicionales no tuvieron otra opción que emitir el video, sin dar un solo aviso de discreción o advertir de imágenes fuertes. Pues la insensibilidad de la mayoría de la sociedad se hace evidente a causa de estas situaciones.

Los días eran difíciles en materia social pues la pandemia nos había condenado al encierro y mientras para algunos se nos convirtió en monotonía para otros se convirtió en lucha por sobrevivir, por comer algo al día o por no ver a los hijos padecer hambre.problemas que conmueven a gran parte de la sociedad que aún conserva su humanidad.

No era necesario salir de la casa para saber que la ciudadanía estaba a punto de ignorar el SARS-Cov-19 para demostrar su profunda inconformidad marchando y protestando 

Mi Timeline se habría llenado de mensajes, de críticas, de sátiras artísticas, de una realidad: la ciudadanía no soportaba más abusos por parte de las instituciones y ver como los abusos se ignoraban o se trataban con disculpas y promesas vacías. 

Habrían pasado ya algunas horas, caía la noche y luego de varias horas de haber leído varias convocatorias a realizar plantones, velaciones, marchas pacifistas y demás, ya me había preparado para lo que se avecinaba, e inocentemente solté una sonrisa de esperanza.

Inocentes. es una palabra que va a doler más tarde, pero para entonces no sabía lo que se fraguaba en el barrio Villa Luz, que a duras penas me acordaba donde carajos quedaba.Presenciar la protesta desde muy lejos 3

Allí empezó todo, como demostraba este video de 070 como parte de la cobertura que realizaron a las manifestaciones en Villa Luz, había visto cómo se congregaban los vecinos a realizar un acto simbólico, a exigir con arengas “Queremos justicia”. Me pregunto si se trata de las palabras mágicas para activar la hipnosis inconsciente de los policías que habitaban el CAI de Villa Luz.

Recuerdo haber visto unas cuantas publicaciones de diferente ángulo, mostrando lo que parecía un operativo para acabar con una banda criminal, se veían aproximadamente 20 policías custodiando el CAI, a los miembros de la fiscalía y luego al ESMAD (quien obró como siempre lo ha hecho). 

Quedé atónito al ver que aquella primera manifestación ahora estaba ocurriendo en Suba, Kennedy, Ciudad Bolívar, Fontibón, Bosa… pero luego mis ojos se abrieron en desesperanza al ver ese primer momento en el que la fuerza civil jalaba el gatillo contra civiles desprotegidos. Civiles defendiéndose de las USP 9mm de Heckler & Koch.

Era horripilante, así es la violencia para los de corazón blando. Ver en noticieros y en redes las mismas imágenes violentas y crueles, pero mi mayor preocupación comenzó cuando ví que en el CAI de mi barrio, convenientemente rodeado de una biblioteca mayor y dos conjuntos residenciales, habrían comenzado a disparar indiscriminadamente.

Presenciar la protesta desde muy lejos 1Sentado al borde de la ventana tenía emociones conflictivas. Por un lado, me sentía impotente ante la injusticia que estaba presenciando y por otro sentía una falsa seguridad al saber que estaba lejos de los hechos… pero algunos conocidos no lo estaban, otros desconocidos tampoco, al final de la noche contaba 10 civiles que morirían con proyectiles de INDUMIL.

Pasaron tres días en los que me dediqué a contemplar un acto suicida en la curva ascendente de contagios de la Covid-19. Tres días en los que siguieron las protestas, los disturbios y el uso indiscriminado de la fuerza letal pero cada vez en más ciudades del país.

Aplaudí para mis adentros la resignificación de los CAI como espacios comunitarios, como bibliotecas o centros de cultura en los barrios populares en que estos espacios son tan ajenos como lo era la violencia para la capital, pero el gozo terminó con las palabras del jefe de estado, palabras que convirtieron a la víctima en victimario.

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Presenciar la protesta desde muy lejos

Por Joshua Nicolay Gallo Salazar

Presenciar la protesta desde muy lejos 2

 

Era 9 de septiembre de 2020, recuerdo que eran las cuatro de la tarde cuando scrolleaba mis redes sociales, específicamente Twitter, cuando un vídeo resaltó sobre todos, pues se podía ver claramente como dos oficiales de policía sometían a un hombre que imploraba con gritos desgarradores que se detuvieran.

Mientras que el camarógrafo repetía incesantemente “Esto está quedando grabado, suéltelo” frase a la cual solamente atendieron los oídos de las ciudadanías virtuales.

El hecho se convirtió en una tendencia tan rápidamente que los medios de comunicación tradicionales no tuvieron otra opción que emitir el video, sin dar un solo aviso de discreción o advertir de imágenes fuertes. Pues la insensibilidad de la mayoría de la sociedad se hace evidente a causa de estas situaciones.

Los días eran difíciles en materia social pues la pandemia nos había condenado al encierro y mientras para algunos se nos convirtió en monotonía para otros se convirtió en lucha por sobrevivir, por comer algo al día o por no ver a los hijos padecer hambre.problemas que conmueven a gran parte de la sociedad que aún conserva su humanidad.

No era necesario salir de la casa para saber que la ciudadanía estaba a punto de ignorar el SARS-Cov-19 para demostrar su profunda inconformidad marchando y protestando 

Mi Timeline se habría llenado de mensajes, de críticas, de sátiras artísticas, de una realidad: la ciudadanía no soportaba más abusos por parte de las instituciones y ver como los abusos se ignoraban o se trataban con disculpas y promesas vacías. 

Habrían pasado ya algunas horas, caía la noche y luego de varias horas de haber leído varias convocatorias a realizar plantones, velaciones, marchas pacifistas y demás, ya me había preparado para lo que se avecinaba, e inocentemente solté una sonrisa de esperanza.

Inocentes. es una palabra que va a doler más tarde, pero para entonces no sabía lo que se fraguaba en el barrio Villa Luz, que a duras penas me acordaba donde carajos quedaba.Presenciar la protesta desde muy lejos 3

Allí empezó todo, como demostraba este video de 070 como parte de la cobertura que realizaron a las manifestaciones en Villa Luz, había visto cómo se congregaban los vecinos a realizar un acto simbólico, a exigir con arengas “Queremos justicia”. Me pregunto si se trata de las palabras mágicas para activar la hipnosis inconsciente de los policías que habitaban el CAI de Villa Luz.

Recuerdo haber visto unas cuantas publicaciones de diferente ángulo, mostrando lo que parecía un operativo para acabar con una banda criminal, se veían aproximadamente 20 policías custodiando el CAI, a los miembros de la fiscalía y luego al ESMAD (quien obró como siempre lo ha hecho). 

Quedé atónito al ver que aquella primera manifestación ahora estaba ocurriendo en Suba, Kennedy, Ciudad Bolívar, Fontibón, Bosa… pero luego mis ojos se abrieron en desesperanza al ver ese primer momento en el que la fuerza civil jalaba el gatillo contra civiles desprotegidos. Civiles defendiéndose de las USP 9mm de Heckler & Koch.

Era horripilante, así es la violencia para los de corazón blando. Ver en noticieros y en redes las mismas imágenes violentas y crueles, pero mi mayor preocupación comenzó cuando ví que en el CAI de mi barrio, convenientemente rodeado de una biblioteca mayor y dos conjuntos residenciales, habrían comenzado a disparar indiscriminadamente.

Presenciar la protesta desde muy lejos 1Sentado al borde de la ventana tenía emociones conflictivas. Por un lado, me sentía impotente ante la injusticia que estaba presenciando y por otro sentía una falsa seguridad al saber que estaba lejos de los hechos… pero algunos conocidos no lo estaban, otros desconocidos tampoco, al final de la noche contaba 10 civiles que morirían con proyectiles de INDUMIL.

Pasaron tres días en los que me dediqué a contemplar un acto suicida en la curva ascendente de contagios de la Covid-19. Tres días en los que siguieron las protestas, los disturbios y el uso indiscriminado de la fuerza letal pero cada vez en más ciudades del país.

Aplaudí para mis adentros la resignificación de los CAI como espacios comunitarios, como bibliotecas o centros de cultura en los barrios populares en que estos espacios son tan ajenos como lo era la violencia para la capital, pero el gozo terminó con las palabras del jefe de estado, palabras que convirtieron a la víctima en victimario.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia