logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Las ayudas del estado, su veracidad y la posible llegada de una crisis social.

Las medidas preventivas que se instauraron a nivel nacional para conseguir prevenir y evitar la propagación y contagio del virus COVID-19 que azota a la población mundial han sido acatadas e implementadas con éxito pero se necesita de una correcta planeación para ayudar aquel sector poblacional que no se puede confinar por un periodo de tiempo extenso.

 Estas medidas acertadas fueron: la cuarentena obligatoria y aunque algo tarde el cerrar fronteras, pasos marítimos, terminales aéreas y terrestres e incluso la regulación del uso del sistema de transporte local, restricciones para espacios y establecimientos públicos, asimismo la aceptación y correcto seguimiento de las normas por parte de los colombianos que hasta el momento parece ser muy buena.

 Sin embargo, hay sectores que tienen un tiempo más corto para permanecer en aislamiento, me refiero a la población que no tiene los suficientes recursos como para afrontar un periodo de cuarentena tan largo, pues son personas adeudadas o cabezas de numerosas familias, además de que muchos dependen de un recaudo de dinero diario imposible de ejercer.

 Este sector poblacional que veo muy de cerca, pues vivo en un barrio que mi localidad considera deprimido y en donde gran parte de mis vecinos se han visto en la necesidad de pedir ayuda con simbolismos como lo son piezas de tela rojas en sus puertas para expresar que se están quedando sin recursos, lo que resulta preocupante.

Las ayudas del estado su veracidad y la posible llegada de una crisis social 1

 Por lo tanto, estamos en un momento clímax, donde se puede echar a perder el correcto trato que le ha dado hasta el momento a la situación, por razones de peso, además de que el sector empresarial llegará el momento que no podrá costear el salario de sus empleados (los que lo asumieron) pues no están recibiendo ingresos o están recibiendo una cantidad reducida.

 Por otra parte, las empresas que liquidaron a su personal dejaron a centenares de personas con un dinero límite, que se debe administrar hasta que se tomen medidas y puedan volver a ser contratados, así que la tasa de desempleo ha sufrido un aumento exorbitante.

 Puede que se avecine una crisis social de cuidado, pues ya se presentan manifestaciones en localidades como Suba y Ciudad Bolívar, donde la población ya exige ayudas por parte de sus gobernantes, si se busca seguir con este aislamiento que regula la propagación del virus.

 Ayudas que al parecer han llegado, como lo son el tan sonado “ingreso solidario” que brinda una suma de 160.000 pesos a familias en estado vulnerable en la cuarentena, además de permitir el retiro de cesantías, la financiación de servicios públicos y la devolución del impuesto IVA, ayudas algo cuestionables por los siguientes motivos.

 El ingreso solidario se vio involucrado en un escándalo donde la página en la cual se consultaba, si se era o no beneficiario, mostraba datos curiosos, donde cédulas extrañas como lo eran los números 1111111 o el 123456789, y muchos ejemplos más de números aleatorios, aparecen como beneficiarios de este ingreso.

 Además, números de cédulas correspondientes a personas ya fallecidas con otro nombre y residencia, lo cual nos hace preguntarnos ¿Estaremos frente a un nuevo caso de corrupción en nuestro país? lo cual parece inhumano y inquietante, viendo la delicada situación a la que nos enfrentamos.

 Sin embargo, esta no ha sido la única polémica que se ha visto entorno a las ayudas, pues en territorios como la Guajira se entregaron mercados con una facturación algo extraña, con precios exorbitantes para productos de la canasta familiar, haciendo obviamente que se tenga que dar un presupuesto mayor para pagar lo que “cuestan” dichos mercados.

 También se denuncia que estos auxilios alimenticios, sólo se les está haciendo entrega a partidarios de ciertos sectores políticos, esto hace ver mas cerca y con proporciones estratosféricas, lo agravante que se puede poner esta delicada circunstancia en torno al respeto de las medidas de prevención.

 Pero ¿Como se ha defendido el estado de estas acusaciones?, pues el registrador nacional Alexander Vega dijo que se analizó una base de datos de 2´648.772 cédulas en las cuales 16.894 presentaron dichas anomalías y debían ser retiradas, lo cual parece una medida que soluciona la polémica. 

 Pero lo que aún resulta extraño es que no nos brinda la cifra de cuántas de estas células que presentan anomalías eran beneficiarias del programa de ingreso solidario.

 En cuanto al escándalo de los mercados, la procuraduría dijo que tenía la lupa sobre contratos en 8 departamentos, sin embargo, las comunidades no se han quedado calladas y denuncian que los mercados que les llegan, los han confirmado con tiendas locales que venden al detal y no superan los 100.000 pesos, mientras los están facturando a 160.000.

Las ayudas del estado su veracidad y la posible llegada de una crisis social 3

 Pero estas inconsistencias no cesan, pues alegan que la empresa dedicada a la repartición de dichos kits de emergencia la cual es Fundación Ayatashi Wayaa fue registrada hace un año y parece ser que no tiene experiencia en este tipo de procedimientos, además de que se han firmado contratos de transporte y apoyo logístico por $199 millones, pero las labores las hacen los mismos funcionarios de las alcaldías.

 Por último, quisiera contar mi experiencia en estos tiempos de cuarentena pues es mi forma personal de mencionar cómo he vivido el aislamiento y el cambio drástico que ha tomado mi estilo de vida, primero el transporte por suerte lo he podido solventar porque, poseo un medio de transporte propio como lo es mi bicicleta.

 Lo que es un alivio, pero mis compañeros de trabajo no han tenido la misma suerte, pues muchos viven en municipios aledaños como Soacha, por esto se le dificulta más la llegada al trabajo, se tomaron medidas en dicho municipio como, el pico y cédula que permite ingresar a un número determinado de personas al transporte público.

 Esto ha dificultado que mis compañeros puedan llegar a tiempo al trabajo y pongan en riesgo su contrato, pues la empresa para la que trabajo ya hizo un recorte importante de personal debido a que no podía costear los contratos de todos sus empleados.

 He tenido una cuarentena solventable, con mi empleo estable y el tiempo para continuar con mis estudios, además de una solidez en cuanto a recursos, debido a que mi madre aun también continúa laborando, lo cual es un alivio, pero lo que me preocupa, es que a escasos metros se encuentra la otra realidad de la cuarentenaen donde se han presentado manifestaciones en localidades como Suba y Cuidad Bolivar.

Las ayudas del estado su veracidad y la posible llegada de una crisis social 2

 Las familias con las que crecí y comparto se encuentran careciendo de recursos, amigos, vecinos y compañeros de trabajo desesperados e impotentes comprendiendo la situación que atraviesa el país, pero también siendo conscientes de la suya, lo que me hace pensar que carecemos a veces de empatía y que individualmente estemos bien no significa que todo esté bien.

 Por eso pienso que la solución a corto plazo es la empatía y la unión, ayudar los que podemos ayudar, para que todos tengamos una cuarenta llevadera y así sea más fácil de nuevo la adaptación a una periódica vuelta a la normalidad, que por el momento se ve algo lejana, en este periodo la empatía y la responsabilidad individual deben primar para sobrellevar esta ardua etapa.

En los siguientes artículos encontraras información sobre la llegada del virus a nuestro país y como ha afectado al sector deportivo.

Crónica

Artículo de opinión

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Las ayudas del estado, su veracidad y la posible llegada de una crisis social.

Las medidas preventivas que se instauraron a nivel nacional para conseguir prevenir y evitar la propagación y contagio del virus COVID-19 que azota a la población mundial han sido acatadas e implementadas con éxito pero se necesita de una correcta planeación para ayudar aquel sector poblacional que no se puede confinar por un periodo de tiempo extenso.

 Estas medidas acertadas fueron: la cuarentena obligatoria y aunque algo tarde el cerrar fronteras, pasos marítimos, terminales aéreas y terrestres e incluso la regulación del uso del sistema de transporte local, restricciones para espacios y establecimientos públicos, asimismo la aceptación y correcto seguimiento de las normas por parte de los colombianos que hasta el momento parece ser muy buena.

 Sin embargo, hay sectores que tienen un tiempo más corto para permanecer en aislamiento, me refiero a la población que no tiene los suficientes recursos como para afrontar un periodo de cuarentena tan largo, pues son personas adeudadas o cabezas de numerosas familias, además de que muchos dependen de un recaudo de dinero diario imposible de ejercer.

 Este sector poblacional que veo muy de cerca, pues vivo en un barrio que mi localidad considera deprimido y en donde gran parte de mis vecinos se han visto en la necesidad de pedir ayuda con simbolismos como lo son piezas de tela rojas en sus puertas para expresar que se están quedando sin recursos, lo que resulta preocupante.

Las ayudas del estado su veracidad y la posible llegada de una crisis social 1

 Por lo tanto, estamos en un momento clímax, donde se puede echar a perder el correcto trato que le ha dado hasta el momento a la situación, por razones de peso, además de que el sector empresarial llegará el momento que no podrá costear el salario de sus empleados (los que lo asumieron) pues no están recibiendo ingresos o están recibiendo una cantidad reducida.

 Por otra parte, las empresas que liquidaron a su personal dejaron a centenares de personas con un dinero límite, que se debe administrar hasta que se tomen medidas y puedan volver a ser contratados, así que la tasa de desempleo ha sufrido un aumento exorbitante.

 Puede que se avecine una crisis social de cuidado, pues ya se presentan manifestaciones en localidades como Suba y Ciudad Bolívar, donde la población ya exige ayudas por parte de sus gobernantes, si se busca seguir con este aislamiento que regula la propagación del virus.

 Ayudas que al parecer han llegado, como lo son el tan sonado “ingreso solidario” que brinda una suma de 160.000 pesos a familias en estado vulnerable en la cuarentena, además de permitir el retiro de cesantías, la financiación de servicios públicos y la devolución del impuesto IVA, ayudas algo cuestionables por los siguientes motivos.

 El ingreso solidario se vio involucrado en un escándalo donde la página en la cual se consultaba, si se era o no beneficiario, mostraba datos curiosos, donde cédulas extrañas como lo eran los números 1111111 o el 123456789, y muchos ejemplos más de números aleatorios, aparecen como beneficiarios de este ingreso.

 Además, números de cédulas correspondientes a personas ya fallecidas con otro nombre y residencia, lo cual nos hace preguntarnos ¿Estaremos frente a un nuevo caso de corrupción en nuestro país? lo cual parece inhumano y inquietante, viendo la delicada situación a la que nos enfrentamos.

 Sin embargo, esta no ha sido la única polémica que se ha visto entorno a las ayudas, pues en territorios como la Guajira se entregaron mercados con una facturación algo extraña, con precios exorbitantes para productos de la canasta familiar, haciendo obviamente que se tenga que dar un presupuesto mayor para pagar lo que “cuestan” dichos mercados.

 También se denuncia que estos auxilios alimenticios, sólo se les está haciendo entrega a partidarios de ciertos sectores políticos, esto hace ver mas cerca y con proporciones estratosféricas, lo agravante que se puede poner esta delicada circunstancia en torno al respeto de las medidas de prevención.

 Pero ¿Como se ha defendido el estado de estas acusaciones?, pues el registrador nacional Alexander Vega dijo que se analizó una base de datos de 2´648.772 cédulas en las cuales 16.894 presentaron dichas anomalías y debían ser retiradas, lo cual parece una medida que soluciona la polémica. 

 Pero lo que aún resulta extraño es que no nos brinda la cifra de cuántas de estas células que presentan anomalías eran beneficiarias del programa de ingreso solidario.

 En cuanto al escándalo de los mercados, la procuraduría dijo que tenía la lupa sobre contratos en 8 departamentos, sin embargo, las comunidades no se han quedado calladas y denuncian que los mercados que les llegan, los han confirmado con tiendas locales que venden al detal y no superan los 100.000 pesos, mientras los están facturando a 160.000.

Las ayudas del estado su veracidad y la posible llegada de una crisis social 3

 Pero estas inconsistencias no cesan, pues alegan que la empresa dedicada a la repartición de dichos kits de emergencia la cual es Fundación Ayatashi Wayaa fue registrada hace un año y parece ser que no tiene experiencia en este tipo de procedimientos, además de que se han firmado contratos de transporte y apoyo logístico por $199 millones, pero las labores las hacen los mismos funcionarios de las alcaldías.

 Por último, quisiera contar mi experiencia en estos tiempos de cuarentena pues es mi forma personal de mencionar cómo he vivido el aislamiento y el cambio drástico que ha tomado mi estilo de vida, primero el transporte por suerte lo he podido solventar porque, poseo un medio de transporte propio como lo es mi bicicleta.

 Lo que es un alivio, pero mis compañeros de trabajo no han tenido la misma suerte, pues muchos viven en municipios aledaños como Soacha, por esto se le dificulta más la llegada al trabajo, se tomaron medidas en dicho municipio como, el pico y cédula que permite ingresar a un número determinado de personas al transporte público.

 Esto ha dificultado que mis compañeros puedan llegar a tiempo al trabajo y pongan en riesgo su contrato, pues la empresa para la que trabajo ya hizo un recorte importante de personal debido a que no podía costear los contratos de todos sus empleados.

 He tenido una cuarentena solventable, con mi empleo estable y el tiempo para continuar con mis estudios, además de una solidez en cuanto a recursos, debido a que mi madre aun también continúa laborando, lo cual es un alivio, pero lo que me preocupa, es que a escasos metros se encuentra la otra realidad de la cuarentenaen donde se han presentado manifestaciones en localidades como Suba y Cuidad Bolivar.

Las ayudas del estado su veracidad y la posible llegada de una crisis social 2

 Las familias con las que crecí y comparto se encuentran careciendo de recursos, amigos, vecinos y compañeros de trabajo desesperados e impotentes comprendiendo la situación que atraviesa el país, pero también siendo conscientes de la suya, lo que me hace pensar que carecemos a veces de empatía y que individualmente estemos bien no significa que todo esté bien.

 Por eso pienso que la solución a corto plazo es la empatía y la unión, ayudar los que podemos ayudar, para que todos tengamos una cuarenta llevadera y así sea más fácil de nuevo la adaptación a una periódica vuelta a la normalidad, que por el momento se ve algo lejana, en este periodo la empatía y la responsabilidad individual deben primar para sobrellevar esta ardua etapa.

En los siguientes artículos encontraras información sobre la llegada del virus a nuestro país y como ha afectado al sector deportivo.

Crónica

Artículo de opinión

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia