logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

LA FRÁGIL MASCULINIDAD

 

 Por: Cristian Gomez

Luisa Diaz Peña

Natali Leal

En la actualidad se ha evidenciado un notable crecimiento en la cantidad de hombres que buscan métodos estéticos para mejorar su aspecto físico, procedimientos que eran considerados antiguamente solo para el público femenino. Esta noción se ha ido cambiando, gracias a la necesidad que ha crecido en ellos por sentirse más cómodos o querer transformar alguna parte de su cuerpo ya que no se encuentran completamente satisfechos con ella.

Alrededor de las intervenciones estéticas en los hombres nacen muchos interrogantes y estigmas, uno de los principales es el de la homosexualidad, un gran porcentaje de la sociedad asume que quienes recurren a estas intervenciones son hombres homosexuales, afirmación que resulta ser errónea ya que muchos hombres heterosexuales actualmente recurren a estos métodos, en especial a la famosa liposucción de abdomen para eliminar esa grasa concentrada en el estómago de una forma más inmediata, evitando largas horas en un gimnasio o con estrictas dietas. Pero esta idea de la homosexualidad crece muchas veces a partir del papel del “hombre de verdad” en la sociedad cómo es abordado por Fernando Fernández en el texto “¿“Hombres de verdad”? Estereotipo masculino, relaciones entre los géneros y ciudadanía” en donde no hay espacio para la inseguridad ya que esto es considerado un síntoma de debilidad y en los hombres este factor no está bien visto, es allí donde gran porcentaje de la sociedad reafirma ese imaginario.

Es imposible dejar de lado el papel que juegan los medios de comunicación y la moda en la estética del cuerpo, la constante difusión del éxito y la belleza que nos muestran a diario presentadores de televisión, genera que permanezcamos a la búsqueda de nuevas herramientas que nos permitan mejorar nuestra imagen. Por otro lado, la redes sociales y todo aquello que consumimos a diario 

mascculinidad2

en internet, son un factor fundamental en la concepción del cuerpo del hombre, ya que todo esto aporta a un ideal de belleza claro en el que se busca tener una cara armoniosa, lo cual se ve influido por la gran cantidad de filtros que dan una idea distorsionada y poco posible de lograr de manera natural, además un cuerpo musculoso y esbelto en donde se puede ver como ejemplo la cultura fitness que nos muestra constantemente ejemplos de cuerpos perfectamente trabajados o de las numerosas aplicaciones que sirven para mejorar la apariencia corporal.

No obstante, como es planteado por Enrique Gervilla “...se es consciente que la persona físicamente atractiva recibe más elogios, y posee una mayor aceptación social, que otra no atractiva sólo por su imagen.”, al cuerpo se le asigna un valor de prestigio o preeminencia, entre mejor sea nuestro aspecto físico mayores oportunidades podemos obtener en el ámbito laboral, personal y muchas veces hasta amoroso, es ahí donde la apariencia deja de ser un aspecto netamente superficial y pasa a convertirse es una necesidad u obligación para la vida plena en sociedad.

También podemos identificar la necesidad constante por la juventud, ya que el cuerpo entre más joven se considera más productivo, es por esto que las intervenciones estéticas se han puesto a disposición de aquellos hombres que en este caso buscan darse unos arreglitos sobre todo en su rostro para dar un aspecto más fresco y quitarse unos años de encima, en este tipo de situaciones recurren a procedimientos inyectables como lo son el ácido hialurónico o el Botox, algunos ejemplos de famosos que han recurrido o recurren a estos métodos hoy en día son Brad Pitt, Miguel Bosé y Luis Miguel

La salud mental y el autoestima de las personas tiene implicación directa en cómo se ven o se sienten ante el mundo, por esta razón en muchas ocasiones se acude a las intervenciones estéticas buscando superar esta situación, poder mejorar el autoestima y fortalecer el amor propio, como ejemplo de esto se puede tomar el procedimiento quirúrgico de la otoplastia, el cual es buscado por muchos hombres y consiste en mejorar el aspecto de sus orejas, ya que es una parte del cuerpo que por tener un tamaño grande o porque se encuentran muy despegadas del cráneo está expuesta a críticas y burlas, así que resulta cotidiano para los médicos cirujanos encontrarse casos de este tipo en su consultorio.

Sin embargo, como es planteado por Enrique Gervilla “...nuestro mundo se encuentra hoy dividido entre quienes sufren la debilidad física, mental y afectiva llegando, a veces, hasta la muerte por carecer de alimentos, y quienes sufren las mismas carencias, en la sociedad de la abundancia, por alcanzar los cánones de belleza vigentes.” es ahí donde queda en evidencia la otra cara de los métodos estéticos y es lo que sucede al excederse u obsesionarse en la realización de procedimientos, todo por alcanzar un prototipo de belleza que ha sido impuesto por la sociedad, pero que sin darnos cuenta ha hecho que nuestro cuerpo sirva como un objeto y que pierda su esencia. Es por esta razón que hoy en día al tomar la decisión de realizarse un tratamiento que tenga implicación física se recomienda además de acudir con un profesional certificado, evaluar todas las posibles repercusiones a corto y largo plazo que se pueden experimentar.

Es importante destacar que de acuerdo a las prácticas de consumo que ejercemos hoy en día gracias a lo que se vende por medio de la publicidad, podemos ver una transformación de los modelos que se exhiben del hombre, el ser masculino ha sufrido grandes cambios en comparación de unos siglos atrás, en donde el hombre era admirado principalmente por su vestimenta y no se tenía la concepción de un cuerpo musculoso, pero hoy en día detalles como la barba, el abdomen marcado y en muchas ocasiones la depilación pasan a ser un factor importante en la publicidad, además la constante búsqueda de plasmar en su mayoría un hombre blanco y queriendo mantener una línea en el mundo, del físico que deben tener los hombres que son utilizados en campañas publicitarias.

 

Para concluir, los hombres hoy en día dan mayor importancia a lo estético o corporal antes que a lo intelectual esto se ha visto notoriamente reflejado en el aumento de hombres que acuden a centros estéticos, dejando de lado el trabajar y edificarse desde lo racional, para pasar a construir o trabajar por un cuerpo que al final termina siendo sólo objeto de la saturación de información en la que vivimos, en la que nos dicen que debemos vestir, hacer, comer, como debemos comportarnos y que está mal en nosotros físicamente para así modificarlo, buscando encajar en los estereotipos de belleza que están impuestos, además de la necesidad de conseguir llamar la atención de la sociedad, fortalecer el estado de ánimo y conseguir la aceptación tanto propia como del colectivo social.

 

masculinidad1

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

LA FRÁGIL MASCULINIDAD

 

 Por: Cristian Gomez

Luisa Diaz Peña

Natali Leal

En la actualidad se ha evidenciado un notable crecimiento en la cantidad de hombres que buscan métodos estéticos para mejorar su aspecto físico, procedimientos que eran considerados antiguamente solo para el público femenino. Esta noción se ha ido cambiando, gracias a la necesidad que ha crecido en ellos por sentirse más cómodos o querer transformar alguna parte de su cuerpo ya que no se encuentran completamente satisfechos con ella.

Alrededor de las intervenciones estéticas en los hombres nacen muchos interrogantes y estigmas, uno de los principales es el de la homosexualidad, un gran porcentaje de la sociedad asume que quienes recurren a estas intervenciones son hombres homosexuales, afirmación que resulta ser errónea ya que muchos hombres heterosexuales actualmente recurren a estos métodos, en especial a la famosa liposucción de abdomen para eliminar esa grasa concentrada en el estómago de una forma más inmediata, evitando largas horas en un gimnasio o con estrictas dietas. Pero esta idea de la homosexualidad crece muchas veces a partir del papel del “hombre de verdad” en la sociedad cómo es abordado por Fernando Fernández en el texto “¿“Hombres de verdad”? Estereotipo masculino, relaciones entre los géneros y ciudadanía” en donde no hay espacio para la inseguridad ya que esto es considerado un síntoma de debilidad y en los hombres este factor no está bien visto, es allí donde gran porcentaje de la sociedad reafirma ese imaginario.

Es imposible dejar de lado el papel que juegan los medios de comunicación y la moda en la estética del cuerpo, la constante difusión del éxito y la belleza que nos muestran a diario presentadores de televisión, genera que permanezcamos a la búsqueda de nuevas herramientas que nos permitan mejorar nuestra imagen. Por otro lado, la redes sociales y todo aquello que consumimos a diario 

mascculinidad2

en internet, son un factor fundamental en la concepción del cuerpo del hombre, ya que todo esto aporta a un ideal de belleza claro en el que se busca tener una cara armoniosa, lo cual se ve influido por la gran cantidad de filtros que dan una idea distorsionada y poco posible de lograr de manera natural, además un cuerpo musculoso y esbelto en donde se puede ver como ejemplo la cultura fitness que nos muestra constantemente ejemplos de cuerpos perfectamente trabajados o de las numerosas aplicaciones que sirven para mejorar la apariencia corporal.

No obstante, como es planteado por Enrique Gervilla “...se es consciente que la persona físicamente atractiva recibe más elogios, y posee una mayor aceptación social, que otra no atractiva sólo por su imagen.”, al cuerpo se le asigna un valor de prestigio o preeminencia, entre mejor sea nuestro aspecto físico mayores oportunidades podemos obtener en el ámbito laboral, personal y muchas veces hasta amoroso, es ahí donde la apariencia deja de ser un aspecto netamente superficial y pasa a convertirse es una necesidad u obligación para la vida plena en sociedad.

También podemos identificar la necesidad constante por la juventud, ya que el cuerpo entre más joven se considera más productivo, es por esto que las intervenciones estéticas se han puesto a disposición de aquellos hombres que en este caso buscan darse unos arreglitos sobre todo en su rostro para dar un aspecto más fresco y quitarse unos años de encima, en este tipo de situaciones recurren a procedimientos inyectables como lo son el ácido hialurónico o el Botox, algunos ejemplos de famosos que han recurrido o recurren a estos métodos hoy en día son Brad Pitt, Miguel Bosé y Luis Miguel

La salud mental y el autoestima de las personas tiene implicación directa en cómo se ven o se sienten ante el mundo, por esta razón en muchas ocasiones se acude a las intervenciones estéticas buscando superar esta situación, poder mejorar el autoestima y fortalecer el amor propio, como ejemplo de esto se puede tomar el procedimiento quirúrgico de la otoplastia, el cual es buscado por muchos hombres y consiste en mejorar el aspecto de sus orejas, ya que es una parte del cuerpo que por tener un tamaño grande o porque se encuentran muy despegadas del cráneo está expuesta a críticas y burlas, así que resulta cotidiano para los médicos cirujanos encontrarse casos de este tipo en su consultorio.

Sin embargo, como es planteado por Enrique Gervilla “...nuestro mundo se encuentra hoy dividido entre quienes sufren la debilidad física, mental y afectiva llegando, a veces, hasta la muerte por carecer de alimentos, y quienes sufren las mismas carencias, en la sociedad de la abundancia, por alcanzar los cánones de belleza vigentes.” es ahí donde queda en evidencia la otra cara de los métodos estéticos y es lo que sucede al excederse u obsesionarse en la realización de procedimientos, todo por alcanzar un prototipo de belleza que ha sido impuesto por la sociedad, pero que sin darnos cuenta ha hecho que nuestro cuerpo sirva como un objeto y que pierda su esencia. Es por esta razón que hoy en día al tomar la decisión de realizarse un tratamiento que tenga implicación física se recomienda además de acudir con un profesional certificado, evaluar todas las posibles repercusiones a corto y largo plazo que se pueden experimentar.

Es importante destacar que de acuerdo a las prácticas de consumo que ejercemos hoy en día gracias a lo que se vende por medio de la publicidad, podemos ver una transformación de los modelos que se exhiben del hombre, el ser masculino ha sufrido grandes cambios en comparación de unos siglos atrás, en donde el hombre era admirado principalmente por su vestimenta y no se tenía la concepción de un cuerpo musculoso, pero hoy en día detalles como la barba, el abdomen marcado y en muchas ocasiones la depilación pasan a ser un factor importante en la publicidad, además la constante búsqueda de plasmar en su mayoría un hombre blanco y queriendo mantener una línea en el mundo, del físico que deben tener los hombres que son utilizados en campañas publicitarias.

 

Para concluir, los hombres hoy en día dan mayor importancia a lo estético o corporal antes que a lo intelectual esto se ha visto notoriamente reflejado en el aumento de hombres que acuden a centros estéticos, dejando de lado el trabajar y edificarse desde lo racional, para pasar a construir o trabajar por un cuerpo que al final termina siendo sólo objeto de la saturación de información en la que vivimos, en la que nos dicen que debemos vestir, hacer, comer, como debemos comportarnos y que está mal en nosotros físicamente para así modificarlo, buscando encajar en los estereotipos de belleza que están impuestos, además de la necesidad de conseguir llamar la atención de la sociedad, fortalecer el estado de ánimo y conseguir la aceptación tanto propia como del colectivo social.

 

masculinidad1

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia