logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Crónica: Verdades sobre esta realidad en la educación y en el trabajo

Por: Nathalia Arteaga

Crónica COVID 19 3Nadie se llega a imaginar cuál será el último día que esté en casa, trabajo, universidad o los distintos lugares que visitamos a diario, esta es la realidad que vive el mundo en estos momentos, a causa de una pandemia llamada coronavirus (COVID-19) que nos obliga a quedarnos guardados por nuestro bien y los que queremos.

El pasado lunes 9 de Marzo, llegando a trabajar a las nueve de la mañana, día que pintaba gris, lluvioso, triste y sin clientes, espacio que solo habitaban jefes y empleadores, todos con tapabocas, otros sin cuidarse, caras tristes, preocupadas, una tensión que no se había sentido en otros tiempos, ni en temporadas bajas.

Fue el último día que pude trabajar, a raíz de que se presentaron los primeros casos de coronavirus, los dueños de los centros comerciales decidieron cerrar todo, para evitar los contagios, fue una decisión que para muchos cayó como un baldado de agua fría, puesto que la mayor parte de personas nos sostenemos económicamente solo de lo que vendemos y día que no se trabaja, no se recibe dinero, aparte, muchos corren con la responsabilidad de mantener a más personas, como son los “empleados”.

Ese día se vio el llanto de varias personas, al cerrar los locales y los demás centros comerciales, al llegar a mi casa le avisé a los clientes y a mis padres que no se iban abrir algunos días, por el virus, al enterarse se mostraron preocupados, debido a que son personas que sobreviven de los productos que encuentran allí y hasta hay algunos que tienen visitar este lugar a diario.

En las horas de la noche llegó un comunicado de la Universidad Central en el cual avisaban que las clases empezarían de forma virtual, mientras pasaba lo del COVID-19, me sentí tranquila al saber que me podría cuidar aún más, si estaba en mi casa junto a mi familia, sin tener que exponerme en el transporte público.

Las clases virtuales empezaron aquel día, cuidándonos desde casa, pero sin salir a trabajar, en ese momento creí que había asimilado la situación, pero con el pasar de los días se volvió una rutina aburrida, levantarme tarde, hacer ejercicio, oficio, trabajos, clase y dormirme a las 4 o 5 de la mañana revisando el celular.

Los primeros días, el encierro, no agobia, pero con el tiempo solo me produce estrés el hecho de tener que hacer todos los días lo mismo y aunque cuento con todo el tiempo del mundo, con el cual no contaba antes, me da incluso más pereza, me molesta tener que ver clases virtualmente, debido a que sufrí para estudiar, un semestre de 7 millones cancelado con mucho esfuerzo y llegar a tal punto de no presenciarlo como debe ser.

Crónica COVID 19Otro punto que me llena de impotencia en este momento es que, como lo dije anteriormente, no estamos recibiendo sustento de ningún lado y si esto es así, quiere decir que no voy a poder pagar el internet y esto es la base para hacer los trabajos de la universidad, y pasar el semestre, estoy a días de quedarme sin esta herramienta fundamental, puesto que el poco dinero ahorrado solo alcanza para los servicios y los alimentos.

Resaltó el internet como factor importante, porque aparte de la universidad, también nos sirve para comunicarnos con nuestros seres queridos, en mi lugar tengo a mi hermano mayor en Estados Unidos, donde está la situación aún más crítica y es nuestra única forma de saber de su bienestar, pero a medida que transcurra el tiempo no se sabe si así vaya seguir siendo.

Estamos con la incertidumbre de si lleguemos a sobrevivir a una situación como esta, de cómo nos vamos sostener económicamente, son cosas en las que no queremos pensar y por eso buscamos tipos de entretenimiento como el parqués, el dominó, el ejercicio, las charlas, las historias, para no desesperarnos.

Hoy completo más de un mes sin salir de mi casa, y mi pregunta es ¿Durará esto 40 días o más? Creo que con los casos que van aumentados a medida que pasa el tiempo, lo más probable es que ¡sí! y solo nos tenemos que llenar de fe y tranquilidad, para que mejore todo lo que un día comenzó y nos privó de nuestra libertad por un tiempo.

No todo es malo, estos unos unió y nos entregó más con nosotros mismos y nuestras familias; innovando, aprendiendo, compartiendo, sin perder el tiempo. En mi caso disfruto escribir, como lo estoy haciendo hoy, este tipo de cosas me distraen y aún más poder contarles a más personas como me ha tocado pasar un momento tan crítico, como lo es para todo el mundo.

Quiero decirles que no importa si son 40 días o más, lo importante es que nuestros seres queridos sigan completos y que no tengamos que pasar por un dolor tan grande como le ha tocado a varias familias, al perder un ser querido. Estar completos, es lo que más nos debe importar en el ahora, pienso que el tiempo de Dios es perfecto, por eso debemos seguir preparándonos todos los días para ser siempre, mejores personas.

Podcast: https://www.youtube.com/watch?v=j0Y7W93VOBw

Click para más información: http://acn.ucentral.co/actualidades/3922-comerciantes-afectados-por-covid-19

                                              http://acn.ucentral.co/actualidades/4080-quedarse-en-casa-es-lo-unico-que-asegura-evitar-el-contagio-del-coronavirus-y-sus-lesiones-de-piel-claudia-marcela-rojas

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Crónica: Verdades sobre esta realidad en la educación y en el trabajo

Por: Nathalia Arteaga

Crónica COVID 19 3Nadie se llega a imaginar cuál será el último día que esté en casa, trabajo, universidad o los distintos lugares que visitamos a diario, esta es la realidad que vive el mundo en estos momentos, a causa de una pandemia llamada coronavirus (COVID-19) que nos obliga a quedarnos guardados por nuestro bien y los que queremos.

El pasado lunes 9 de Marzo, llegando a trabajar a las nueve de la mañana, día que pintaba gris, lluvioso, triste y sin clientes, espacio que solo habitaban jefes y empleadores, todos con tapabocas, otros sin cuidarse, caras tristes, preocupadas, una tensión que no se había sentido en otros tiempos, ni en temporadas bajas.

Fue el último día que pude trabajar, a raíz de que se presentaron los primeros casos de coronavirus, los dueños de los centros comerciales decidieron cerrar todo, para evitar los contagios, fue una decisión que para muchos cayó como un baldado de agua fría, puesto que la mayor parte de personas nos sostenemos económicamente solo de lo que vendemos y día que no se trabaja, no se recibe dinero, aparte, muchos corren con la responsabilidad de mantener a más personas, como son los “empleados”.

Ese día se vio el llanto de varias personas, al cerrar los locales y los demás centros comerciales, al llegar a mi casa le avisé a los clientes y a mis padres que no se iban abrir algunos días, por el virus, al enterarse se mostraron preocupados, debido a que son personas que sobreviven de los productos que encuentran allí y hasta hay algunos que tienen visitar este lugar a diario.

En las horas de la noche llegó un comunicado de la Universidad Central en el cual avisaban que las clases empezarían de forma virtual, mientras pasaba lo del COVID-19, me sentí tranquila al saber que me podría cuidar aún más, si estaba en mi casa junto a mi familia, sin tener que exponerme en el transporte público.

Las clases virtuales empezaron aquel día, cuidándonos desde casa, pero sin salir a trabajar, en ese momento creí que había asimilado la situación, pero con el pasar de los días se volvió una rutina aburrida, levantarme tarde, hacer ejercicio, oficio, trabajos, clase y dormirme a las 4 o 5 de la mañana revisando el celular.

Los primeros días, el encierro, no agobia, pero con el tiempo solo me produce estrés el hecho de tener que hacer todos los días lo mismo y aunque cuento con todo el tiempo del mundo, con el cual no contaba antes, me da incluso más pereza, me molesta tener que ver clases virtualmente, debido a que sufrí para estudiar, un semestre de 7 millones cancelado con mucho esfuerzo y llegar a tal punto de no presenciarlo como debe ser.

Crónica COVID 19Otro punto que me llena de impotencia en este momento es que, como lo dije anteriormente, no estamos recibiendo sustento de ningún lado y si esto es así, quiere decir que no voy a poder pagar el internet y esto es la base para hacer los trabajos de la universidad, y pasar el semestre, estoy a días de quedarme sin esta herramienta fundamental, puesto que el poco dinero ahorrado solo alcanza para los servicios y los alimentos.

Resaltó el internet como factor importante, porque aparte de la universidad, también nos sirve para comunicarnos con nuestros seres queridos, en mi lugar tengo a mi hermano mayor en Estados Unidos, donde está la situación aún más crítica y es nuestra única forma de saber de su bienestar, pero a medida que transcurra el tiempo no se sabe si así vaya seguir siendo.

Estamos con la incertidumbre de si lleguemos a sobrevivir a una situación como esta, de cómo nos vamos sostener económicamente, son cosas en las que no queremos pensar y por eso buscamos tipos de entretenimiento como el parqués, el dominó, el ejercicio, las charlas, las historias, para no desesperarnos.

Hoy completo más de un mes sin salir de mi casa, y mi pregunta es ¿Durará esto 40 días o más? Creo que con los casos que van aumentados a medida que pasa el tiempo, lo más probable es que ¡sí! y solo nos tenemos que llenar de fe y tranquilidad, para que mejore todo lo que un día comenzó y nos privó de nuestra libertad por un tiempo.

No todo es malo, estos unos unió y nos entregó más con nosotros mismos y nuestras familias; innovando, aprendiendo, compartiendo, sin perder el tiempo. En mi caso disfruto escribir, como lo estoy haciendo hoy, este tipo de cosas me distraen y aún más poder contarles a más personas como me ha tocado pasar un momento tan crítico, como lo es para todo el mundo.

Quiero decirles que no importa si son 40 días o más, lo importante es que nuestros seres queridos sigan completos y que no tengamos que pasar por un dolor tan grande como le ha tocado a varias familias, al perder un ser querido. Estar completos, es lo que más nos debe importar en el ahora, pienso que el tiempo de Dios es perfecto, por eso debemos seguir preparándonos todos los días para ser siempre, mejores personas.

Podcast: https://www.youtube.com/watch?v=j0Y7W93VOBw

Click para más información: http://acn.ucentral.co/actualidades/3922-comerciantes-afectados-por-covid-19

                                              http://acn.ucentral.co/actualidades/4080-quedarse-en-casa-es-lo-unico-que-asegura-evitar-el-contagio-del-coronavirus-y-sus-lesiones-de-piel-claudia-marcela-rojas

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia