logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

¿Una institución que trabaja en contra de la moral e ideología de sus integrantes?

 

 Por: Juliana Quitian                                                                                                                                                                                                                                                           

En el proyecto de investigación que estamos llevando a cabo como Colectivo de la Memoria, hemos estado investigando la información necesaria para nuestra investigación, hemos contactado  víctimas de violencia por parte del ESMAD. 

Por otro lado, hemos entrevistado a un policía que ha sido partícipe en manifestaciones sociales y, con su relato, nos ha brindado información requerida para poder analizar la problemática desde un punto de vista diferente al tipo de violencias ejercidas por parte del ESMAD y la policía.

En primer lugar, me parece pertinente mencionar las situaciones que Juan Carlos, el agente de policía que entrevistamos, él nos relató y nos dejó pensando en los tipos de sucesos a los cuales se ha enfrentado, lo que piensa de todas estas circunstancias y cómo se ha sentido desde que tomó su cargo. Juan Carlos accedió de manera amable y dispuesta, teniendo en cuenta las preguntas que le íbamos a plantear. 

El ESMAD y la policía una institución que trabaja en contra de la moral e ideología de sus integrantes 1 2

La policía y el ESMAD, son entidades con una visión sesgada de la realidad, o no en su totalidad sesgada, sino con falta de empatía, con falta de sentido común, pero estas son declaraciones que desde la comunidad estudiantil son coherentes, ya que la mala reputación de su imagen como entidad, ha dejado a una sociedad con miedo, que siente intimidación y, en algunas situaciones, ira. 

Nosotras, como Colectivo, le contamos acerca de estos sentimientos y todo lo que puede surgir cuando el ESMAD o la policía llega a una manifestación; ¿qué sentimos?,  ¿rabia?, ¿intimidación?, sí, entre otros. Lo anterior, no está validado en una imagen superficial de la entidad, sino estas afecciones se deben a lo sucedido, asesinatos a civiles y diferentes tipos de violencias ejercidas por el uso excesivo de la fuerza. 

Esta fue nuestra posición debido a lo que hemos presenciado e investigado, pero Juan Carlos, claramente tenía una postura muy diferente. Desde que él ingresó a la institución, ha tenido que intervenir en movilizaciones sociales que algunas veces se convierten en disturbios y multitudes complicadas de dispersar, situaciones en las que él justifica que el uso de la fuerza está bien, porque “hay estudiantes complicados y hay estudiantes pacíficos”, decía Juan Carlos. 

Así mismo, nos comentaba que ellos hacían uso de la fuerza sólo en circunstancias donde acontecían disturbios y no había manera de negociar con los estudiantes. Este tipo de postura que es entendible desde su punto de vista como integrante de la policía, nos deja una serie de cuestionamientos, ya que él también mencionaba que aunque no estuviera dispuesto a hacer uso de la fuerza, le tocaba, porque claramente es su trabajo y no podía rehusarse a hacerlo; que era lo que su pensamiento, moral e ideología le proponían. 

Entonces nosotras le preguntamos, que en un tipo de circunstancia en donde le ordenaran ejecutar a un civil, ¿lo haría?. Situaciones como estas, él las caracterizaba de irracionales y respondía que no estaría dispuesto a hacerlo, pero, por su cargo, seguramente debía ejercerlas.

Nos mencionó, que una vez tuvo que intervenir en un paro ejercido por los campesinos que se encontraban protestando por la erradicación de los cultivos de coca, producto que les genera su sustento. El ESMAD tuvo que llegar en helicóptero a intervenir para disolver la multitud, situación que generó rechazo por los campesinos y diferentes tipos de violencias ejercidas por el ESMAD. 

Todo esto fue contado por Juan Carlos, y su respuesta se mantuvo en toda la conversación: “nosotros tratamos de ingresar de manera pacífica, sin hacer uso de la fuerza, pero si se presentan situaciones que ponen en riesgo nuestra vida, no tenemos opción, debemos recurrir a estas acciones”. De igual manera nos sostenía que había diferentes tipos de policías, tanto “buenos” como “malos”, que ejercen uso de la fuerza. 

El ESMAD y la policía una institución que trabaja en contra de la moral e ideología de sus integrantes 2 2

Con lo que Juan Carlos contaba, nos generaba más cuestionamientos con respecto a la ideología y entrenamientos que son dados a los aspirantes que desean ser parte de la institución. Cada vez nos quedaba más claro que toda la manipulación ejercida por dirigentes, comandantes que intervienen en las movilizaciones, son los sujetos detrás de una fachada. 

Es evidente que la mayoría de decisiones que son tomadas cuando se va a ejecutar algún tipo de acción, son ordenadas, y de igual manera, estén de acuerdo o no con lo que deben hacer, tienen la obligación de realizarlo porque es una orden. Pero este tipo de posiciones, no solo son determinadas por los agentes que dirigen estas acciones, sino también a nivel personal, es una decisión moral y ética. 

Después de realizar la entrevista, nos dejó clara una visión que ya veníamos construyendo con base al ESMAD y en general a toda la institución, pues a pesar de que Juan Carlos nos mencionó que tenía un pensamiento diferente al que normalmente le instauran en la institución, debe acogerse a las ideologías impuestas por la entidad, esto quiere decir que así deseen tener posturas diferentes, no es posible, ya que serán criticadas e ignoradas porque no corresponden con su labor. 

Finalmente, logramos identificar una visión diferente que nos contextualiza y generó una serie de cuestionamientos con respecto al entrenamiento, ideologías y morales instauradas por la institución de la policía, como que manipula y degenera el pensamiento ético y moral que poseen algunos integrantes. 

Con esto, no deseamos destacar su labor desde ningún ámbito, simplemente, queremos demostrar el pensamiento “diferente” de algunos integrantes, que de igual manera si estuvieran inconformes con su labor, desde el aspecto psicológico, ético y moral, no pertenecerían a esta institución opresora. 

El ESMAD y la policía una institución que trabaja en contra de la moral e ideología de sus integrantes 3

 

 

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

¿Una institución que trabaja en contra de la moral e ideología de sus integrantes?

 

 Por: Juliana Quitian                                                                                                                                                                                                                                                           

En el proyecto de investigación que estamos llevando a cabo como Colectivo de la Memoria, hemos estado investigando la información necesaria para nuestra investigación, hemos contactado  víctimas de violencia por parte del ESMAD. 

Por otro lado, hemos entrevistado a un policía que ha sido partícipe en manifestaciones sociales y, con su relato, nos ha brindado información requerida para poder analizar la problemática desde un punto de vista diferente al tipo de violencias ejercidas por parte del ESMAD y la policía.

En primer lugar, me parece pertinente mencionar las situaciones que Juan Carlos, el agente de policía que entrevistamos, él nos relató y nos dejó pensando en los tipos de sucesos a los cuales se ha enfrentado, lo que piensa de todas estas circunstancias y cómo se ha sentido desde que tomó su cargo. Juan Carlos accedió de manera amable y dispuesta, teniendo en cuenta las preguntas que le íbamos a plantear. 

El ESMAD y la policía una institución que trabaja en contra de la moral e ideología de sus integrantes 1 2

La policía y el ESMAD, son entidades con una visión sesgada de la realidad, o no en su totalidad sesgada, sino con falta de empatía, con falta de sentido común, pero estas son declaraciones que desde la comunidad estudiantil son coherentes, ya que la mala reputación de su imagen como entidad, ha dejado a una sociedad con miedo, que siente intimidación y, en algunas situaciones, ira. 

Nosotras, como Colectivo, le contamos acerca de estos sentimientos y todo lo que puede surgir cuando el ESMAD o la policía llega a una manifestación; ¿qué sentimos?,  ¿rabia?, ¿intimidación?, sí, entre otros. Lo anterior, no está validado en una imagen superficial de la entidad, sino estas afecciones se deben a lo sucedido, asesinatos a civiles y diferentes tipos de violencias ejercidas por el uso excesivo de la fuerza. 

Esta fue nuestra posición debido a lo que hemos presenciado e investigado, pero Juan Carlos, claramente tenía una postura muy diferente. Desde que él ingresó a la institución, ha tenido que intervenir en movilizaciones sociales que algunas veces se convierten en disturbios y multitudes complicadas de dispersar, situaciones en las que él justifica que el uso de la fuerza está bien, porque “hay estudiantes complicados y hay estudiantes pacíficos”, decía Juan Carlos. 

Así mismo, nos comentaba que ellos hacían uso de la fuerza sólo en circunstancias donde acontecían disturbios y no había manera de negociar con los estudiantes. Este tipo de postura que es entendible desde su punto de vista como integrante de la policía, nos deja una serie de cuestionamientos, ya que él también mencionaba que aunque no estuviera dispuesto a hacer uso de la fuerza, le tocaba, porque claramente es su trabajo y no podía rehusarse a hacerlo; que era lo que su pensamiento, moral e ideología le proponían. 

Entonces nosotras le preguntamos, que en un tipo de circunstancia en donde le ordenaran ejecutar a un civil, ¿lo haría?. Situaciones como estas, él las caracterizaba de irracionales y respondía que no estaría dispuesto a hacerlo, pero, por su cargo, seguramente debía ejercerlas.

Nos mencionó, que una vez tuvo que intervenir en un paro ejercido por los campesinos que se encontraban protestando por la erradicación de los cultivos de coca, producto que les genera su sustento. El ESMAD tuvo que llegar en helicóptero a intervenir para disolver la multitud, situación que generó rechazo por los campesinos y diferentes tipos de violencias ejercidas por el ESMAD. 

Todo esto fue contado por Juan Carlos, y su respuesta se mantuvo en toda la conversación: “nosotros tratamos de ingresar de manera pacífica, sin hacer uso de la fuerza, pero si se presentan situaciones que ponen en riesgo nuestra vida, no tenemos opción, debemos recurrir a estas acciones”. De igual manera nos sostenía que había diferentes tipos de policías, tanto “buenos” como “malos”, que ejercen uso de la fuerza. 

El ESMAD y la policía una institución que trabaja en contra de la moral e ideología de sus integrantes 2 2

Con lo que Juan Carlos contaba, nos generaba más cuestionamientos con respecto a la ideología y entrenamientos que son dados a los aspirantes que desean ser parte de la institución. Cada vez nos quedaba más claro que toda la manipulación ejercida por dirigentes, comandantes que intervienen en las movilizaciones, son los sujetos detrás de una fachada. 

Es evidente que la mayoría de decisiones que son tomadas cuando se va a ejecutar algún tipo de acción, son ordenadas, y de igual manera, estén de acuerdo o no con lo que deben hacer, tienen la obligación de realizarlo porque es una orden. Pero este tipo de posiciones, no solo son determinadas por los agentes que dirigen estas acciones, sino también a nivel personal, es una decisión moral y ética. 

Después de realizar la entrevista, nos dejó clara una visión que ya veníamos construyendo con base al ESMAD y en general a toda la institución, pues a pesar de que Juan Carlos nos mencionó que tenía un pensamiento diferente al que normalmente le instauran en la institución, debe acogerse a las ideologías impuestas por la entidad, esto quiere decir que así deseen tener posturas diferentes, no es posible, ya que serán criticadas e ignoradas porque no corresponden con su labor. 

Finalmente, logramos identificar una visión diferente que nos contextualiza y generó una serie de cuestionamientos con respecto al entrenamiento, ideologías y morales instauradas por la institución de la policía, como que manipula y degenera el pensamiento ético y moral que poseen algunos integrantes. 

Con esto, no deseamos destacar su labor desde ningún ámbito, simplemente, queremos demostrar el pensamiento “diferente” de algunos integrantes, que de igual manera si estuvieran inconformes con su labor, desde el aspecto psicológico, ético y moral, no pertenecerían a esta institución opresora. 

El ESMAD y la policía una institución que trabaja en contra de la moral e ideología de sus integrantes 3

 

 

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia