logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Liberen al periodismo

Por: Sergio Stiven Aponte Torres

Los medios de comunicación tradicionales implantaron el discurso de que todo aquel que marcha o protesta por la educación, o cualquier otro tema coyuntural / no gremial, es joven. Asociando la juventud con la falta de experiencia, la rebeldía, y todo eso que no les gusta a las personas que tienen en sus manos el poder. 

Estos medios no trabajan para el pueblo, sino para los dueños de los conglomerados económicos de los que hacen parte, que, en este caso, están del lado ideológico del gobierno de turno. Hacen uso de la “Agenda Setting” para poner en la mesa los temas que ellos quieran y de la forma en que ellos quieren que la gente los tome.

Sergio AponteVamos por partes, un informe de la Monitoria de la Propiedad de Medios (MOM) muestra que “3 grupos empresariales concentran el 57% de la audiencia de los sectores radio, internet y prensa” 

  1. Org. Luis Carlos Sarmiento Angulo: Citytv, El Tiempo, Portafolio, ADN, y revistas como Motor, Bocas y Don Juan.
  2. Org. Carlos Ardila Lulle: RCN, NTN 24, Win Sports, RCN Radio, Antena 2, La Mega, Radio 1, entre otras. 
  3. Grupo Empresarial Santo Domingo - Valorem: Caracol, El Espectador, Shock, Cromos y Blu Radio.

Que los principales medios de comunicación pertenezcan a, quizá, los grupos económicos más grandes del país es un atentado contra la autonomía y la libertad de prensa, no nos podemos fiar de que la información que nos brindan sea objetiva e imparcial. 

¿Ustedes creen que RCN haría un reportaje sobre lo nocivo del consumo de gaseosas al estilo de “No comas más mentiras”? No, porque “le estaría pisando la manguera” a la empresa insignia del conglomerado de Ardila Lulle: Postobon S.A. 

Antes de ahondar más, es pertinente dar luces de lo que es la “Agenda Setting”. El portal Centro Político explica esta teoría como:

La influencia de los medios de comunicación, sobre la formación de la opinión pública. Lo que no entra en la agenda de los medios, no existe, los aspectos que seleccionan y que se exponen en los medios, afectan la percepción que tiene el público respecto de estos asuntos y determinan el modo en que se encuadra un tema.

Sergio AponteRetomemos la idea del primer párrafo del texto, una de las mayores victorias del periodismo hegemónico de este siglo fue deslegitimar a los movimientos sociales vendiéndolos como “peladitos” revoltosos, vándalos y zurdos que solo quieren causar estragos en las ciudades y agredir policías. 

Si usted gusta del deporte tanto como yo, esta victoria es semejante a lo que Götze hizo en la final del Mundial de Brasil 2014, entre Argentina y Alemania,  o al triple agónico que clavó Kawhi Leonard en el séptimo juego de la serie entre los Raptors y los 76ers de las semifinales del Este de los Playoffs del año 2018/2019 de la NBA. 

Los medios hicieron que “vándalos” se convirtiera en sinónimo de “joven” o “estudiante”. 

Frente a esto, decidí hablar con una profesora que tuve hace tiempo, que casualmente fue muy activa en movilizaciones sociales de todo tipo, y que en este momento se encuentra haciendo una Maestría en Estudios Culturales. 

Ella me comentó lo siguiente:

“Los medios de comunicación, en sus discursos, siempre presentan a los estudiantes, al movimiento estudiantil y a las personas que están ancladas a estas instituciones como personas jóvenes. Esto parecería algo inocente, algo simple, pero no lo es.

Cuando los medios mencionan que quienes participan de las marchas/protestas, son jóvenes, están presentando a la sociedad el mensaje de que los que están haciendo estas prácticas son:

Personas con poca madurez mental, que no están en la capacidad de tomar decisiones, que son violentas, rebeldes, que están en una etapa de vida en la que están en oposición a ciertas instituciones rígidas y tradicionales.”

Los medios desconocen que a las movilizaciones asisten adultos y personas de la tercera edad, en alguna de las marchas del pasado mes de octubre se hizo viral un señor con un cartel pidiendo una mejor educación, y así hay muchos casos más. 

Sin embargo, lo que buscan los medios es quitarle dos cosas fundamentales a los movimientos sociales: el apoyo del resto de la sociedad y la credibilidad. 

Un movimiento social que no es apoyado por el resto de sectores sociales que no están directamente implicados, y que no tiene la credibilidad por parte de éstos está destinado a fracasar. Justamente este es el papel que juegan los medios tradicionales en la perpetuación de este discurso. 

Se debe dejar de usar a los jóvenes como el sujeto de todos los titulares referentes a marchas o protestas. 

Sergio AponteSeguir “informándonos” con el canal del animal lento o con el que reencaucha novelas de hace 20 años, es nocivo para la construcción de una opinión pública sana. Estos medios desinforman, nos dan la información después de que pasó por un embudo de intereses personales y posturas políticas tradicionalistas. 

Ese conservadurismo de los medios, que tanto gusta al gobierno, es la piedra en el zapato de las luchas sociales que quieren romper con el status quo. Las cosas no están bien para el pueblo, solo están bien para ellos, los pocos, los que viven lejos. 

La juventud no es inexperta, vándala y rebelde, los jóvenes están mamados que los minimicen y les quieran “achacar” todo lo malo que sucede. Las luchas sociales no son exclusivamente de los jóvenes, son de todos. 

La sociedad en general está despertando de ese letargo que tanto bien les hacía a los de arriba, muestra de esto es el cambio que se notó en las elecciones del pasado octubre, ellos están perdiendo poder. 

Protestar no es malo, es un derecho, y, diría yo, es un deber. Que los medios hagan ver las marchas como algo malo, que muestren ese 1% de personas que cometen actos vandálicos, es parte de esa Agenda Setting, y nosotros somos las víctimas de ese sucio juego. 

Los dueños de los conglomerados económicos, que poseen a esos medios de comunicación, quieren perpetuar esos discursos que hacen que las cosas se mantengan iguales, lo mismo que quieren los del partido de gobierno. 

La forma de salir de esta burbuja es apoyando medios independientes, véase Las 2 Orillas, La Silla Vacía, Kienyke, Minuto 30 y otras más. Estos medios no dependen de ningún tercero, solo de ellos mismos, por eso es tan difícil que se mantengan.

Algo que se nos enseña a los que estudiamos periodismo es que éste debería ser el contrapoder del Gobierno, el que lo juzga, el que lo presiona, pero acá no pasa eso.

Sin este contrapoder ¿quién podrá salvarnos?

 

También puede leer:

ESMAD agentes de caos

El ESMAD no puede seguir haciendo lo que se le dé la gana

Movimiento estudiantil, el despertar de una generación

21N ¿El inicio de la transformación social?

 “Tenemos un derecho legítimo a Marchar”

 

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Liberen al periodismo

Por: Sergio Stiven Aponte Torres

Los medios de comunicación tradicionales implantaron el discurso de que todo aquel que marcha o protesta por la educación, o cualquier otro tema coyuntural / no gremial, es joven. Asociando la juventud con la falta de experiencia, la rebeldía, y todo eso que no les gusta a las personas que tienen en sus manos el poder. 

Estos medios no trabajan para el pueblo, sino para los dueños de los conglomerados económicos de los que hacen parte, que, en este caso, están del lado ideológico del gobierno de turno. Hacen uso de la “Agenda Setting” para poner en la mesa los temas que ellos quieran y de la forma en que ellos quieren que la gente los tome.

Sergio AponteVamos por partes, un informe de la Monitoria de la Propiedad de Medios (MOM) muestra que “3 grupos empresariales concentran el 57% de la audiencia de los sectores radio, internet y prensa” 

  1. Org. Luis Carlos Sarmiento Angulo: Citytv, El Tiempo, Portafolio, ADN, y revistas como Motor, Bocas y Don Juan.
  2. Org. Carlos Ardila Lulle: RCN, NTN 24, Win Sports, RCN Radio, Antena 2, La Mega, Radio 1, entre otras. 
  3. Grupo Empresarial Santo Domingo - Valorem: Caracol, El Espectador, Shock, Cromos y Blu Radio.

Que los principales medios de comunicación pertenezcan a, quizá, los grupos económicos más grandes del país es un atentado contra la autonomía y la libertad de prensa, no nos podemos fiar de que la información que nos brindan sea objetiva e imparcial. 

¿Ustedes creen que RCN haría un reportaje sobre lo nocivo del consumo de gaseosas al estilo de “No comas más mentiras”? No, porque “le estaría pisando la manguera” a la empresa insignia del conglomerado de Ardila Lulle: Postobon S.A. 

Antes de ahondar más, es pertinente dar luces de lo que es la “Agenda Setting”. El portal Centro Político explica esta teoría como:

La influencia de los medios de comunicación, sobre la formación de la opinión pública. Lo que no entra en la agenda de los medios, no existe, los aspectos que seleccionan y que se exponen en los medios, afectan la percepción que tiene el público respecto de estos asuntos y determinan el modo en que se encuadra un tema.

Sergio AponteRetomemos la idea del primer párrafo del texto, una de las mayores victorias del periodismo hegemónico de este siglo fue deslegitimar a los movimientos sociales vendiéndolos como “peladitos” revoltosos, vándalos y zurdos que solo quieren causar estragos en las ciudades y agredir policías. 

Si usted gusta del deporte tanto como yo, esta victoria es semejante a lo que Götze hizo en la final del Mundial de Brasil 2014, entre Argentina y Alemania,  o al triple agónico que clavó Kawhi Leonard en el séptimo juego de la serie entre los Raptors y los 76ers de las semifinales del Este de los Playoffs del año 2018/2019 de la NBA. 

Los medios hicieron que “vándalos” se convirtiera en sinónimo de “joven” o “estudiante”. 

Frente a esto, decidí hablar con una profesora que tuve hace tiempo, que casualmente fue muy activa en movilizaciones sociales de todo tipo, y que en este momento se encuentra haciendo una Maestría en Estudios Culturales. 

Ella me comentó lo siguiente:

“Los medios de comunicación, en sus discursos, siempre presentan a los estudiantes, al movimiento estudiantil y a las personas que están ancladas a estas instituciones como personas jóvenes. Esto parecería algo inocente, algo simple, pero no lo es.

Cuando los medios mencionan que quienes participan de las marchas/protestas, son jóvenes, están presentando a la sociedad el mensaje de que los que están haciendo estas prácticas son:

Personas con poca madurez mental, que no están en la capacidad de tomar decisiones, que son violentas, rebeldes, que están en una etapa de vida en la que están en oposición a ciertas instituciones rígidas y tradicionales.”

Los medios desconocen que a las movilizaciones asisten adultos y personas de la tercera edad, en alguna de las marchas del pasado mes de octubre se hizo viral un señor con un cartel pidiendo una mejor educación, y así hay muchos casos más. 

Sin embargo, lo que buscan los medios es quitarle dos cosas fundamentales a los movimientos sociales: el apoyo del resto de la sociedad y la credibilidad. 

Un movimiento social que no es apoyado por el resto de sectores sociales que no están directamente implicados, y que no tiene la credibilidad por parte de éstos está destinado a fracasar. Justamente este es el papel que juegan los medios tradicionales en la perpetuación de este discurso. 

Se debe dejar de usar a los jóvenes como el sujeto de todos los titulares referentes a marchas o protestas. 

Sergio AponteSeguir “informándonos” con el canal del animal lento o con el que reencaucha novelas de hace 20 años, es nocivo para la construcción de una opinión pública sana. Estos medios desinforman, nos dan la información después de que pasó por un embudo de intereses personales y posturas políticas tradicionalistas. 

Ese conservadurismo de los medios, que tanto gusta al gobierno, es la piedra en el zapato de las luchas sociales que quieren romper con el status quo. Las cosas no están bien para el pueblo, solo están bien para ellos, los pocos, los que viven lejos. 

La juventud no es inexperta, vándala y rebelde, los jóvenes están mamados que los minimicen y les quieran “achacar” todo lo malo que sucede. Las luchas sociales no son exclusivamente de los jóvenes, son de todos. 

La sociedad en general está despertando de ese letargo que tanto bien les hacía a los de arriba, muestra de esto es el cambio que se notó en las elecciones del pasado octubre, ellos están perdiendo poder. 

Protestar no es malo, es un derecho, y, diría yo, es un deber. Que los medios hagan ver las marchas como algo malo, que muestren ese 1% de personas que cometen actos vandálicos, es parte de esa Agenda Setting, y nosotros somos las víctimas de ese sucio juego. 

Los dueños de los conglomerados económicos, que poseen a esos medios de comunicación, quieren perpetuar esos discursos que hacen que las cosas se mantengan iguales, lo mismo que quieren los del partido de gobierno. 

La forma de salir de esta burbuja es apoyando medios independientes, véase Las 2 Orillas, La Silla Vacía, Kienyke, Minuto 30 y otras más. Estos medios no dependen de ningún tercero, solo de ellos mismos, por eso es tan difícil que se mantengan.

Algo que se nos enseña a los que estudiamos periodismo es que éste debería ser el contrapoder del Gobierno, el que lo juzga, el que lo presiona, pero acá no pasa eso.

Sin este contrapoder ¿quién podrá salvarnos?

 

También puede leer:

ESMAD agentes de caos

El ESMAD no puede seguir haciendo lo que se le dé la gana

Movimiento estudiantil, el despertar de una generación

21N ¿El inicio de la transformación social?

 “Tenemos un derecho legítimo a Marchar”

 

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia