logo ucentral

adios semestre ACN

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Fallo de La Haya, seis años después

 

SAN ANDREU

 

El 19 de noviembre de 2012 es una fecha que no le trae buenos recuerdos a Colombia; es una fecha que le dejó un sinsabor un tanto amargo a todo un país. Hace seis años la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitió su fallo en el litigio Colombia-Nicaragua, que si bien ratificó la soberanía colombiana sobre San Andrés, Providencia y Santa Catalina y los cayos Alburqueque, Bajo Nuevo, Sureste, Quitasueño, Roncador, Serrana y Serranilla, también obligó al país a entregarle gran porción de su territorio marítimo a Nicaragua.

En conmemoración a los seis años de esta sentencia, Óscar Parra, politólogo, internacionalista y docente de la Universidad Militar Nueva Granada, señala que este conflicto no es algo nuevo, por el contrario, es una situación que surgió desde la época colonial y aún continúa generando tensión entre ambas naciones.

Parra también indica que la sentencia que otorgó a Nicaragua cerca de 75 mil km2 de plataforma marítima, es de obligatorio cumplimiento, por lo que solo resta acatarlo. Vale anotar que, de acuerdo con Parra, una de las falencias que tuvo Colombia en el proceso fue no contar con un equipo negociante competente que integrara las opiniones de los sanandresanos.

Las consecuencias de esta decisión no solo modificaron las fronteras marítimas de ambos países, sino que afectaron seriamente la economía del archipiélago, dado que gran parte de sus ingresos dependen de la pesca, actividad realizada, en mayor medida, en las que hoy son aguas nicaragüenses, factor que ha perjudicado a las personas que viven de dicha actividad.

Por otro lado, Dioniso Farseles, habitante de San Andrés, advierte que otra preocupación que invade a los raizales es el riesgo que corre el ecosistema, pues el archipiélago fue declarado como reserva de biosfera en 2001 por la UNESCO, lo que implica la protección y conservación de la biodiversidad que allí reside. Sin embargo, Nicaragua ha señalado en reiteradas ocasiones su intención de explorar en la zona en búsqueda de petróleo.  

De igual manera, Farseles reprocha el accionar del gobierno colombiano durante y después del proceso judicial. Según el isleño, el gobierno colombiano no le prestó la suficiente atención al tema, y al conocer la sentencia, intentó mitigar el impacto del fallo con subsidios, los cuales solo se entregaron por cierto tiempo y no alcanzan a cubrir el valor simbólico de la pérdida. Por esta y más razones, los isleños aún guardan luto.

Ahora bien, pese al veredicto de la corte, este conflicto persiste. A través de nuevas demandas, ante el mismo tribunal, Nicaragua exige que se evalúe la situación fronteriza, detalle que no quedó del todo claro en la sentencia del 2012.

Por lo pronto, a Colombia no le queda más que defender su soberanía sobre el archipiélago interponiendo cuanta demanda sea necesaria, pero también es indispensable que el gobierno nacional no solo se preocupe por San Andrés cada que Nicaragua aparece, es necesario que la soberanía nacional también se vea reflejada en políticas públicas que favorezcan y mejoren las condiciones de la isla.

 

Por: Shadday Triana Ángel, Lina Martínez Castellanos, Valerie Michelle Skinner Parra, Thania Medina Quintero

 

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Fallo de La Haya, seis años después

 

SAN ANDREU

 

El 19 de noviembre de 2012 es una fecha que no le trae buenos recuerdos a Colombia; es una fecha que le dejó un sinsabor un tanto amargo a todo un país. Hace seis años la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitió su fallo en el litigio Colombia-Nicaragua, que si bien ratificó la soberanía colombiana sobre San Andrés, Providencia y Santa Catalina y los cayos Alburqueque, Bajo Nuevo, Sureste, Quitasueño, Roncador, Serrana y Serranilla, también obligó al país a entregarle gran porción de su territorio marítimo a Nicaragua.

En conmemoración a los seis años de esta sentencia, Óscar Parra, politólogo, internacionalista y docente de la Universidad Militar Nueva Granada, señala que este conflicto no es algo nuevo, por el contrario, es una situación que surgió desde la época colonial y aún continúa generando tensión entre ambas naciones.

Parra también indica que la sentencia que otorgó a Nicaragua cerca de 75 mil km2 de plataforma marítima, es de obligatorio cumplimiento, por lo que solo resta acatarlo. Vale anotar que, de acuerdo con Parra, una de las falencias que tuvo Colombia en el proceso fue no contar con un equipo negociante competente que integrara las opiniones de los sanandresanos.

Las consecuencias de esta decisión no solo modificaron las fronteras marítimas de ambos países, sino que afectaron seriamente la economía del archipiélago, dado que gran parte de sus ingresos dependen de la pesca, actividad realizada, en mayor medida, en las que hoy son aguas nicaragüenses, factor que ha perjudicado a las personas que viven de dicha actividad.

Por otro lado, Dioniso Farseles, habitante de San Andrés, advierte que otra preocupación que invade a los raizales es el riesgo que corre el ecosistema, pues el archipiélago fue declarado como reserva de biosfera en 2001 por la UNESCO, lo que implica la protección y conservación de la biodiversidad que allí reside. Sin embargo, Nicaragua ha señalado en reiteradas ocasiones su intención de explorar en la zona en búsqueda de petróleo.  

De igual manera, Farseles reprocha el accionar del gobierno colombiano durante y después del proceso judicial. Según el isleño, el gobierno colombiano no le prestó la suficiente atención al tema, y al conocer la sentencia, intentó mitigar el impacto del fallo con subsidios, los cuales solo se entregaron por cierto tiempo y no alcanzan a cubrir el valor simbólico de la pérdida. Por esta y más razones, los isleños aún guardan luto.

Ahora bien, pese al veredicto de la corte, este conflicto persiste. A través de nuevas demandas, ante el mismo tribunal, Nicaragua exige que se evalúe la situación fronteriza, detalle que no quedó del todo claro en la sentencia del 2012.

Por lo pronto, a Colombia no le queda más que defender su soberanía sobre el archipiélago interponiendo cuanta demanda sea necesaria, pero también es indispensable que el gobierno nacional no solo se preocupe por San Andrés cada que Nicaragua aparece, es necesario que la soberanía nacional también se vea reflejada en políticas públicas que favorezcan y mejoren las condiciones de la isla.

 

Por: Shadday Triana Ángel, Lina Martínez Castellanos, Valerie Michelle Skinner Parra, Thania Medina Quintero

 

ESPECIALES

BOLETIN ACN                                     

boletin52

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia