logo ucentral

logo sintopia acn

acnfacebookacnyoutubeacninstragram

COM_MINITEKLIVESEARCH_RESULTADOS
Joomla Categories

LogoACN Movil

fb  tweet  youtube  instagram 

Un proyecto para la civilización

Jornada Completa es un programa de educación generado desde la Alcandía Mayor de Bogotá, Bogotá humana, donde 229.866 estudiantes de 104 colegios públicos de las 40 semanas del año han estudiado 40 horas a la semana. Ha sido una ampliación de la jornada académica de dos horas adicionales diarias en actividades de deportes, artes y cultura ciudadana, fomentando así, individuos más cultos, conscientes e íntegros. En Aula y asfalto hacemos un recorrido por este proyecto y sus consecuencias.

 

Por Laura Cortés

 

ACN

 

Este proyecto ha tenido varias etapas. Por un lado, la primera infancia con la atención a niños de 3 a 5 años en grados de prejardín, jardín y transición. La Secretaría de Educación les ha brindado todo el material de papelería necesario para que los estudiantes realizaran sus actividades. Además brindó los espacios e infraestructuras completas y modernas. En este proyecto también trabajaron docentes de apoyo, especializados en el cuidado y la estimulación del proceso cognitivo de los niños.

 

Al extender las horas de estudio también tuvo que implementarse un servicio de comida como los refrigerios y el almuerzo. Si la institución no contaba con restaurante, se les llevaba la comida caliente en unos transportes especializados.

 

La segunda etapa fue desde primero a noveno. El proyecto les ofrecía a los estudiantes centros de interés en deportes: futbol, futbol sala, baloncesto, voleibol, esgrima, natación, patinaje, karate, yudo. Los espacios para practicar estas actividades eran las canchas profesionales de diferentes parques, el complejo acuático y diversos lugares especializados.

En artes: danzas, música, teatro, artes plásticas y literatura.

 

El programa de Civinautas fue muy importante en esta iniciativa, porque se estimulaba el empoderamiento de su ciudad. “En nuestro proyecto de Civinautas buscamos que los estudiantes cultiven el sentido de pertenecía por la ciudad y el patrimonio histórico, para esto desde el aula trabajamos los temas y luego visitamos varios museos y los sectores con mayor memoria  histórica” nos contaba Yaneth Peña, docente del programa.

 

También se implementó un convenio con elJardín Botánico para los alumnos que estaban interesados en las ciencias y el conocimiento del ecosistema.

 

Por su parte elIDRD (Instituto Distrital de recreación y deporte) les otorgó dotaciones como balones, juegos, mesas de pin pon,  los implementos necesarios en cada una de sus áreas, al igual que los uniformes de cada deporte.

 

En la última etapa, grado décimo y once, se intensificó la enseñanza del bilingüismo y se se firmó un convenio con elSENA, para conocer profesiones como tecnólogos en la rama de empresarial. En suma, los estudiantes de colegios oficiales tuvieron prioridades para entrar a las universidades oficiales.

 

-¿Cómo es el proceso de contratación? le pregunté aRuth del Carmen Prada, Coordinadora del proyecto en el  Colegio Antonio Nariño.

 

-Hay dos grupos, por un lado los maestros oficiales, que fueron  nombrados por Secretaría de Educación. Es decir aplicamos a un concurso y mediante de este nos nombraronprofesores del distrito. Por el otro lado, los profesionales que hacen horas adicionales son contratados por el convenio entre Secretaría de Educación y el IDRD. Este oferta los profesionales de cada liga, también conIDARTES (Instituto Distrital de las Artes), que dispone los artistas más destacados en estas áreas y el  Jardín Botánico con especialistas de biología.

 

“Una amiga me dijo que la Alcaldía estaba haciendo un proyecto con la educación y que necesitaban mujeres para ser monitoras de las rutas. Yo lo pensé porque a mí me gusta trabajar con niños así que le dije que sí. Ella me recomendó con la coordinadora de las monitoras, me presenté al concurso. Luego de una semana me llamaron y me dieron la noticia de que había aplicado al trabajo. Luego me capacitaron y llevo trabajando dos meses, dos horas en la tarde. Otras compañeras hacen los dos turnos, el de la mañana y el de la tarde” nos contaba Carmen, monitora de la ruta del Colegio Antonio Nariño.

 

La jornada completa, al ser un proyecto con varias articulaciones, ha tenido fallas. “Hay un coordinador en cada colegio, es mucho trabajo porque no puedo estar pendiente de cada cosa y eso crea falencias. Además a los chicos les  falta conciencia, a veces no están dispuestos en las actividades. Otro tema son los papás, quienes a veces no dejan que sus hijos se queden después de clases porque los castigan o por varias razones. Otra dificultad es que no tenemos comedor, lo que hace que los niños tengan que estar comiendo por aquí por allá los refrigerios que Secretaria les brinda y en ocasiones se desperdicie la comida” nos decía Ruth del Carmen Prada.

ACN

-¿Por qué el colegio no tiene comedor?

 

-Yo presenté la solicitud hace dos años a los encargados, vinieron, se dieron cuenta que el colegio tenía el espacio para construir un restaurante y quedaron en que lo iban a viabilizar pero todavía no han dado respuesta.

 

El proyecto va desde el  20012 hasta 2016, ya está presupuestado y avalado. El reto que ahora se tiene es mejorar los aspectos débiles, demostrarle a la ciudadanía que este proyecto le sirve a la comunidad, que los padres de familia lo sigan  apoyando y que los próximos Alcaldes lo sigan aprobando y presupuestando.

ACTUALIDAD

ACTUALIDAD

Un proyecto para la civilización

Jornada Completa es un programa de educación generado desde la Alcandía Mayor de Bogotá, Bogotá humana, donde 229.866 estudiantes de 104 colegios públicos de las 40 semanas del año han estudiado 40 horas a la semana. Ha sido una ampliación de la jornada académica de dos horas adicionales diarias en actividades de deportes, artes y cultura ciudadana, fomentando así, individuos más cultos, conscientes e íntegros. En Aula y asfalto hacemos un recorrido por este proyecto y sus consecuencias.

 

Por Laura Cortés

 

ACN

 

Este proyecto ha tenido varias etapas. Por un lado, la primera infancia con la atención a niños de 3 a 5 años en grados de prejardín, jardín y transición. La Secretaría de Educación les ha brindado todo el material de papelería necesario para que los estudiantes realizaran sus actividades. Además brindó los espacios e infraestructuras completas y modernas. En este proyecto también trabajaron docentes de apoyo, especializados en el cuidado y la estimulación del proceso cognitivo de los niños.

 

Al extender las horas de estudio también tuvo que implementarse un servicio de comida como los refrigerios y el almuerzo. Si la institución no contaba con restaurante, se les llevaba la comida caliente en unos transportes especializados.

 

La segunda etapa fue desde primero a noveno. El proyecto les ofrecía a los estudiantes centros de interés en deportes: futbol, futbol sala, baloncesto, voleibol, esgrima, natación, patinaje, karate, yudo. Los espacios para practicar estas actividades eran las canchas profesionales de diferentes parques, el complejo acuático y diversos lugares especializados.

En artes: danzas, música, teatro, artes plásticas y literatura.

 

El programa de Civinautas fue muy importante en esta iniciativa, porque se estimulaba el empoderamiento de su ciudad. “En nuestro proyecto de Civinautas buscamos que los estudiantes cultiven el sentido de pertenecía por la ciudad y el patrimonio histórico, para esto desde el aula trabajamos los temas y luego visitamos varios museos y los sectores con mayor memoria  histórica” nos contaba Yaneth Peña, docente del programa.

 

También se implementó un convenio con elJardín Botánico para los alumnos que estaban interesados en las ciencias y el conocimiento del ecosistema.

 

Por su parte elIDRD (Instituto Distrital de recreación y deporte) les otorgó dotaciones como balones, juegos, mesas de pin pon,  los implementos necesarios en cada una de sus áreas, al igual que los uniformes de cada deporte.

 

En la última etapa, grado décimo y once, se intensificó la enseñanza del bilingüismo y se se firmó un convenio con elSENA, para conocer profesiones como tecnólogos en la rama de empresarial. En suma, los estudiantes de colegios oficiales tuvieron prioridades para entrar a las universidades oficiales.

 

-¿Cómo es el proceso de contratación? le pregunté aRuth del Carmen Prada, Coordinadora del proyecto en el  Colegio Antonio Nariño.

 

-Hay dos grupos, por un lado los maestros oficiales, que fueron  nombrados por Secretaría de Educación. Es decir aplicamos a un concurso y mediante de este nos nombraronprofesores del distrito. Por el otro lado, los profesionales que hacen horas adicionales son contratados por el convenio entre Secretaría de Educación y el IDRD. Este oferta los profesionales de cada liga, también conIDARTES (Instituto Distrital de las Artes), que dispone los artistas más destacados en estas áreas y el  Jardín Botánico con especialistas de biología.

 

“Una amiga me dijo que la Alcaldía estaba haciendo un proyecto con la educación y que necesitaban mujeres para ser monitoras de las rutas. Yo lo pensé porque a mí me gusta trabajar con niños así que le dije que sí. Ella me recomendó con la coordinadora de las monitoras, me presenté al concurso. Luego de una semana me llamaron y me dieron la noticia de que había aplicado al trabajo. Luego me capacitaron y llevo trabajando dos meses, dos horas en la tarde. Otras compañeras hacen los dos turnos, el de la mañana y el de la tarde” nos contaba Carmen, monitora de la ruta del Colegio Antonio Nariño.

 

La jornada completa, al ser un proyecto con varias articulaciones, ha tenido fallas. “Hay un coordinador en cada colegio, es mucho trabajo porque no puedo estar pendiente de cada cosa y eso crea falencias. Además a los chicos les  falta conciencia, a veces no están dispuestos en las actividades. Otro tema son los papás, quienes a veces no dejan que sus hijos se queden después de clases porque los castigan o por varias razones. Otra dificultad es que no tenemos comedor, lo que hace que los niños tengan que estar comiendo por aquí por allá los refrigerios que Secretaria les brinda y en ocasiones se desperdicie la comida” nos decía Ruth del Carmen Prada.

ACN

-¿Por qué el colegio no tiene comedor?

 

-Yo presenté la solicitud hace dos años a los encargados, vinieron, se dieron cuenta que el colegio tenía el espacio para construir un restaurante y quedaron en que lo iban a viabilizar pero todavía no han dado respuesta.

 

El proyecto va desde el  20012 hasta 2016, ya está presupuestado y avalado. El reto que ahora se tiene es mejorar los aspectos débiles, demostrarle a la ciudadanía que este proyecto le sirve a la comunidad, que los padres de familia lo sigan  apoyando y que los próximos Alcaldes lo sigan aprobando y presupuestando.

ESPECIALES

PLAYLIST                                            

Logo ACN Pata Blanco


NAVEGACIÓN       

 

Inicio
Actualidad
Cultura
Opinión
Deportes


CONTÁCTENOS            

 

Conmutadores: 323 98 68 y 326 68 20
Extensión 4060 / 4063
Correo: agenciacentraldenoticias@ucentral.edu.co

© 2017 Todos los derechos reservados. ACN | Agencia Central de Noticias. Sede Norte: Calle 75 n.º 16-03 Edificio Violi piso 5, Bogotá - Colombia